El nombre de tu gato: T. S. Eliot explica en verso por qué elegir bien es tan importante (¡y complicado!)