Un apasionado poema de Fernando Pessoa y unos brillantes versos de Pier Paolo Pasolini