La inmensidad de Edna Ferber en ‘¡Así de grande!’