Carrito0
Carrito
0
Zúñiga, Juan Eduardo

Juan Eduardo Zúñiga (Madrid, 1919). Es autor de libros de relatos emblemáticos sobre la Guerra Civil como Largo noviembre de Madrid (1980), La tierra será un paraíso (1991) o Capital de la gloria (2003), con el que obtuvo el Premio Nacional de la Crítica. Estas tres obras forman el volumen Trilogía de la Guerra Civil. Dentro de la corriente de literatura fantástica, escribió Misterios de las noches y los días (1992). Especializado en literaturas eslavas, publicó una biografía-ensayo sobre Ivan Turgueniev, Los imposibles afectos de Ivan Turgueniev (1977), y El anillo de Pushkin (1983), ambos libros reunidos en el volumen Desde los bosques nevados (2010). En 2016, recibe el Premio Nacional de las Letras Españolas.

Vicente, Fernando

Fernando Vicente (Madrid, 1963). Comienza su trabajo de ilustrador a principios de los años 80 colaborando en la desaparecida revista Madriz. Gana el Laus de oro de ilustración en 1990. Colabora asiduamente con el suplemento cultural Babelia del diario El país desde el que muestra su trabajo más literario cada sábado y donde ha ido perfilando su actual estilo como ilustrador. Con este trabajo ha conseguido tres Award of Excellence de la Society for News Design. Para Nórdica ha ilustrado El juego de las nubes, La saga de Eirík el Rojo, El manifiesto comunistaEstudio en escarlata y Alicia a través del espejo.

Versión papel 
Tamaño: 13 x 19 cm.
Encuadernación: Rústica
Páginas: 112
ISBN: 978-84-17281-50-2
 
Descargar primeras páginas
Descargar nota de prensa  
Audiolibro  


Juan Eduardo Zúñiga

Fábulas irónicas

Ilustrado por: Fernando Vicente

 

«Veloces pasan los años y a nuestra espalda dejan infinidad de hechos, de personas valiosas o despreciables, extremas en el odio, en el amor o en la ambición, que hoy juzgamos desde el distanciamiento que permite una mirada irónica.
Estas fábulas son tanto episodios históricos como invenciones. Histórica fue la terrible venganza por la cruel muerte de Inés de Castro, como la huelga de hambre en Roma contra la tiranía de Nerón o el feroz castigo de un emperador griego que tras una batalla perdida condenó a la ceguera a miles de soldados búlgaros que así nunca podrían relatar lo que habían visto. Pura imaginación parecería este suceso que no obstante fue real».

 
«Tras los textos de Zúñiga nunca hay un observador impasible, ni irónico, sino uno trascendente que sabe que interpretamos la realidad a través de símbolos y parábolas».
Marta Sanz, El País