Carrito0
Carrito
0
Vila-Matas, Enrique

Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948). En el 68 se fue a vivir a París, autoexiliado del gobierno de Franco y buscando mayor libertad creativa. El apartamento donde se instaló se lo alquiló la escritora Marguerite Duras. Publicó su primer libro, La asesina ilustrada, en 1977 y desde entonces no ha dejado de escribir. Su literatura, fragmentaria e irónica, diluye los límites de la ficción y la realidad. Ha recibido numerosos premios como el Rómulo Gallegos y el Médicis. Con la publicación de su Historia abreviada de la literatura portátil comenzó a ser reconocido y admirado en el ámbito internacional, especialmente en los países latinoamericanos y en Portugal. Sus últimos libros son Aire de Dylan (2012) y Kassel no invita a la lógica (2014). «El día señalado» es uno de los relatos incluidos en Exploradores del abismo (Anagrama, 2007).

Allepuz, Anuska

Anuska Allepuz (Madrid, 1979). Estudió Bellas Artes en la Universidad de Salamanca. Durante este periodo le concedieron una beca en la Accademie di Belle Arti di Carrara (Italia). También ha completado los cursos de posgrado «La Ilustración para niños y publicaciones juveniles» y «La ilustración creativa en EINA». Su trabajo fue seleccionado en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia (Italia), en 2009, y en Image 36, de la Asociación de Ilustradores de Londres, en 2011. Actualmente vive en Londres.

Versión papel 
Tamaño: 13 x 19 cm.
Encuadernación: Rústica
Páginas: 80
ISBN: 978-84-16112-83-8
 
Descargar primeras páginas


Enrique Vila-Matas

El día señalado

Ilustrado por: Anuska Allepuz

 
«La literatura de Enrique Vila-Matas tiene esa corporeidad inaprensible de las atmósferas kafkianas. [...] Los lectores de Vila-Matas (nunca mejor dicho, tratándose de unos entes que el mismo autor ha ido creando a lo largo de su trayectoria) forman parte de su mundo. Apreciar su literatura no quiere decir otra cosa que entender su mecanismo de representación.»
J. Ernesto Ayala-Dip, El País, Babelia

16,50

También te puede gustar