Carrito0
Carrito
0
Turguénev, Iván

Iván Turguénev (Oriol, Rusia, 1818 - Bougival, Francia, 1883). Escritor ruso. Perteneciente a una familia noble rural, pasó su infancia en la hacienda materna hasta que se trasladó a Berlín para seguir estudios superiores, momento en el que entró en contacto con la filosofía hegeliana. De vuelta a su país, inició su carrera literaria con relatos que se inscriben dentro de la estética posromántica del momento (años treinta), mientras trabajaba como funcionario público, cargo que abandonó en 1843 por un gran amor, Pauline Viardot, cantante rusa constantemente en gira, con la que Turguénev mantuvo una apasionada relación.

Berrio, Juan

Juan Berrio (Valladolid, 1964). Lleva treinta años dedicado a la ilustración, el cómic y otros aspectos de la producción gráfica, mostrando sus imágenes en medios muy distintos. Desde sus inicios en la revista Madriz, no ha dejado de escribir y dibujar historietas, entre las que destacan Calles contadas, Miércoles —Premio Internacional de Novela Gráfica Fnac-Sins Entido 2012— y Kiosco. Disfruta creando libros difíciles de clasificar, como Cuaderno de frases encontradas y Piso el barro, barro el piso. También es autor de libros infantiles.

Versión papel 
Tamaño: 13 x 19 cm.
Encuadernación: Rústica
Páginas: 128
ISBN: 978-84-16440-50-4
Versión ebook 
Tamaño: 5,9 Mb
ISBN: 978-84-16440-54-2
 
Descargar primeras páginas


Iván Turguénev

Diario de un hombre superfluo

Traducción de: Marta Sánchez-Nieves
Ilustrado por: Juan Berrio

 

Poco antes de morir, Chulkaturin decide iniciar un diario con el que se despedirá de este mundo. No sabe qué puede contar, pues se considera, simplemente, un hombre superfluo, prescindible por completo. Su infancia fue normal y no ha hecho nada reseñable en toda su vida. Tampoco se ha preocupado por sus relaciones con los demás. Ni siquiera cuando conoció a Yelizaveta…
El concepto de hombre superfluo, como hombre inteligente, sensible e idealista pero nihilista e indeciso, se hizo popular gracias a la publicación de esta obra de Iván Turguénev en 1850. Este es un personaje tipo en la literatura rusa del siglo XIX y su recurrente presencia en poemas, novelas y teatro acabó convirtiéndolo en un arquetipo nacional.
Juan Berrio ha ilustrado magníficamente este clásico inolvidable.

 
Una de las grandes obras de la literatura rusa del siglo XIX

8,99