Carrito0
Carrito
0
Serra, Adolfo

Adolfo Serra (Teruel, 1980). Estudió Publicidad y Relaciones Públicas, pero pronto volvió a su pasión de la infancia: dibujar, retomando los lápices y las acuarelas en la Escuela de Arte 10 de Madrid. Desde entonces su mesa se ha llenado de colores, papeles y texturas. Se considera explorador de hojas en blanco. Le gusta experimentar, jugar y sobre todo contar. En Nórdica ha publicado sus ilustraciones en El paraíso de los gatos y otros cuentos gatunos y en Infieles y adulterados.

Versión papel 
Tamaño: 26 x 21 cm.
Encuadernación: Cartoné
Páginas: 32
ISBN: 978-84-17651-73-2
 
Descargar primeras páginas
Descargar nota de prensa  


Caperucita roja

Ilustrado por: Adolfo Serra

En Caperucita roja la ilustración se convierte en la única herramienta para contar la historia, fomentando la interpretación del lector, ya sea niño o adulto. El cuento no se agota, cada lectura supone una nueva versión de este cuento clásico. Caperucita no es más que un pretexto para hablarnos de nuestros miedos y de cómo enfrentarlos. Imágenes con una enorme carga expresiva que hablan por si mismas. Sin necesidad de texto que las acompañen. Magnífico cuento que nos ofrece a todos(mayores y pequeños) múltiples lecturas.
“La abuela vivía lejos, en el bosque, a media hora de la aldea. Cuando Caperucita Roja llegó al bosque, salió a su encuentro el lobo, pero la niña no sabía qué clase de fiera maligna era y no se asustó.”
Hermanos Grimm

17,50

En Caperucita roja la ilustración se convierte en la única herramienta para contar la historia, fomentando la interpretación del lector, ya sea niño o adulto. El cuento no se agota, cada lectura supone una nueva versión de este cuento clásico. Caperucita no es más que un pretexto para hablarnos de nuestros miedos y de cómo enfrentarlos. Imágenes con una enorme carga expresiva que hablan por si mismas. Sin necesidad de texto que las acompañen. Magnífico cuento que nos ofrece a todos(mayores y pequeños) múltiples lecturas.

“La abuela vivía lejos, en el bosque, a media hora de la aldea. Cuando Caperucita Roja llegó al bosque, salió a su encuentro el lobo, pero la niña no sabía qué clase de fiera maligna era y no se asustó.”
Hermanos Grimm