Archivo de la etiqueta: letrasnórdicas

Entrevista Kjell Westö: «Creo en el valor de la literatura y la memoria histórica»

Kjell Westö estudió en la Escuela Sueca de Ciencias Sociales en Helsinki. Antes de comenzar a escribir, trabajó como periodista en Hufvudstadsbladet y en la revista Ny Tid. Vive en Helsinki. Hizo su debut literario en 1986, y desde entonces ha publicado poesía, libros de cuentos y novelas. Sus cinco grandes obras están ambientadas en Helsinki en el siglo xx. Es considerado el mejor escritor en lengua sueca hoy en Finlandia.

Espejismo 38 nos sitúa en el año previo al inicio de la II Guerra Mundial:

Año 1938. Las políticas expansionistas de Hitler están despertando la ira y la admiración en toda Europa, sobre todo en el Club de los Miércoles en Helsinki. Un club de caballeros, formado por viejos amigos del abogado Claes Thune. Discuten de política y beben juntos, pero corre 1938 y la agitación política en Europa afecta a la cohesión del club.

Afortunadamente Thune tiene la ayuda de su nueva secretaria, Matilda Wiik. Tras su fachada pulcra y eficiente, Matilda vive atormentada por los recuerdos de la guerra civil finlandesa, cuando con diecisiete años experimentó cosas que desde entonces trata de olvidar. Pero los recuerdos vuelven un día con toda su fuerza. El detonante es una voz en el bufete en una de las reuniones del Club de los Miércoles. Una voz que había esperado no volver a tener que escuchar nunca. El pasado vuelve, pero esta vez ya no es una víctima indefensa.

Entrevista a Kjell Westö

Espejismo 38, tu última novela, recibió el Premio de Literatura del Consejo Nórdico en 2014 y también tuvo muy buena acogida por parte del público. ¿Cómo valoras la obra dentro de tu trayectoria literaria? ¿Podrías hablarnos del proceso creativo y de documentación que llevaste a cabo para escribirla?

Quizás me engañe pensándolo de este modo, pero tengo la impresión de que, cuando trabajaba con Espejismo 38, encontré una nueva claridad en el estilo, una nueva certeza sobre lo que quiero decir acerca del ser humano y del estado de nuestro corazón. Antes, en mis novelas, solía introducir gran cantidad de anécdotas. Ahora, en cambio, ya no.

La documentación que necesitaba para escribir Espejismo 38 la fui reuniendo parcialmente con anterioridad, cuando entre los años 2000 y 2009 trabajé con novelas históricas y épicas. Por ejemplo, con Donde una vez caminamos, que también fue publicada al español. Evidentemente, cuando trabajé con Espejismo 38 profundicé mucho más en el año 1938.

Espejismo 38

Espejismo 38. La nueva novela de Kjell Wësto.

Sin duda, la década de 1930, y más si cabe en el año previo al estallido de la II G.M., Europa vivió uno de los períodos políticos más agitados y convulsos del siglo pasado. ¿Por qué elegiste retratar ese momento en concreto?

Siempre me ha fascinado la generación que nació a principios del siglo XX; hablé de ella por primera vez en Donde una vez caminamos, pero luego seguí con la obsesión de querer volver a esa época entre las dos guerras mundiales. Donde una vez caminamos es una novela épica, un intento de escribir una sinfonía. En cambio, Espejismo 38 es música de cámara.

La generación de 1900 tuvo una vida dura: vivieron una Guerra Mundial antes de haber llegado a la edad adulta, y otra antes de que cumplieran 40 años. Y, sin duda, las dos guerras mundiales forman parte de la misma trayectoria: en Europa no existió una paz verdadera durante las décadas que transcurrieron entre la primera y la segunda.

La literatura, suelen comentar algunos autores y autoras, es también una forma de recuerdo y puede servir como toma de conciencia al revivir momentos históricos difíciles que conviene no olvidar para evitar que puedan repetirse, ¿crees que, efectivamente, la literatura y la memoria histórica tienen un valor singular y que merece ser reivindicado?

Sí, pienso que la literatura y la memoria histórica tienen un valor singular. Sin embargo, me temo que no es fácil reinvindicar la memoria y que tampoco es sencillo aprender de la historia. Con el paso de las generaciones tendemos al olvido. Este hecho es algo trágico de la condición humana y su consecuencia son la violencia y la crueldad. Siempre ocurren de nuevo porque olvidamos que la guerra es una atrocidad indescriptible. Ahora lo estamos viendo en todas partes: Europa, Estados Unidos, el mundo islámico. Si no vamos con cuidado, podemos llegar a la situación de Siria en un momento. Pero no creo que la historia se repita. Creo que la historia, al igual que que la vida, es como una corriente y por eso no puedes bajar dos veces por el mismo río.

El escritor americano Mark Twain escribió que la historia no se repite, pero a veces rima. Si queremos, podemos aprender de ello.

Helsinki es una ciudad en la que has centrado la acción de varias de tus novelas, ¿Qué podrías decirnos de la ciudad desde un punto de vista literario? ¿Qué autores clásicos finlandeses han sido importantes para ti como lector y escritor?

Mis narraciones se situan en Helsinki porque soy un escritor de tipo realista y, al mismo tiempo, porque conozco su historia y sus circunstancias. Si, por ejemplo, hubiese nacido y crecido en Madrid, mis historias sucederían en Madrid. Por otro lado, pienso que la literatura es algo universal.

Como influencias, los argentinos Borges y Cortázar han sido muy importantes para mí, así como el novelista clásico finlandés Väinö Linna.

h

Helsinki.

En cuanto a la literatura nórdica contemporánea, pensamos que está atravesando un muy buen momento y que hay autores y autoras que siguen innovando y escribiendo grandes novelas, ¿cuál es tu opinión al respecto y qué autores te interesan particularmente?

Sí, estoy de acuerdo. La literatura nórdica atravesa un buen momento y encontramos mucha variedad. Encontramos tantos autores que se me hace difícil elegir a los favoritos. En este momento, por ejemplo, las dos nuevas novelas que más me interesan son De oroliga, de la noruega Linn Ullmann. El libro habla de sus famosos padres: Liv Ullman y Ingmar Bergman. Por otro lado, me interesa la novela póstuma de Catarina Pascual Söderbaum, Den skeva platsen, que habla en parte acerca sus raíces españolas y catalanas.

• Acerca del autor: Kjell Westö | Acerca del libro: Espejismo 38

• En la web: Nórdica Libros | En las redes: Facebook | Twitter | Instagram

 

Novelas :: El blog de Nórdica Libros

Clásicas y revulsivas: las 3 últimas novelas de Nórdica Libros

Cuando se trata de recorrer los enclaves literarios de Europa para hallar la mejor narrativa, ya sea clásica o contemporánea, en Nórdica procuramos encontrar aquellos títulos escritos magistralmente y que, al mismo tiempo, han significado algo especial en su país de origen.

Nuestros tres últimos títulos de narrativa nos han llevado a Finlandia, Inglaterra y a la República Checa. Tres autores y tres obras de referencia que te invitamos a conocer:

Los siete hermanos :: El blog de Nórdica Libros

Los siete hermanos, Aleksis Kivi.

Si hay una obra significativa para los finlandeses, que sienten como reflejo de su carácter e historia, esta es sin duda Los siete hermanos. La novela, escrita en 1870, combina como ninguna otra las hazañas de los protagonistas con asombrosas descripciones del paisaje finlandés. Su autor, Aleksis Kivi, que ha llegado a ser considerado uno de los 10 personajes más importantes de la historia del país, no obtuvo su merecido reconocimiento hasta décadas después. Los siete hermanos pasó a la categoría de clásico justamente por su certera comprensión del carácter finlandés: temperamento insumiso, lenguaje expresivo, singular sentido del humor… y su capacidad de supervivencia en condiciones adversas. Eso es, exactamente, lo que harán los siete hermanos protagonistas de esta magistral novela ajena al paso del tiempo.

«LAURI.—Pues yo lo único que digo es que nos larguemos al bosque y mandemos al diablo el embrollo del mundo.

JUHANI.—¿Qué?

AAPO.—Ya vuelve a delirar»

Sidra con Rosie :: El blog de Nórdica Libros

Sidra con Rosie, Laurie Lee.

Si la novela del finlandés Alexis Kivi fue capaz de conmover a la sociedad finlandesa por haber captado su esencia, Sidra con Rosie tuvo un efecto similar en Inglaterra. La novela de Laurence Edward Alan, publicada en 1959, narra su infancia y la adolescencia en clave autobiográfica. La singularidad de Sidra con Rosie fue precisamente la pericia de Laurie Lee para captar la vida rural que estaba perdiéndose a marchas forzadas en la Inglaterra de la primera mitad del siglo XX. Esta es la cita que elegimos para la contraportada del libro:

«Los últimos días de mi infancia fueron también los últimos días de la aldea. Yo pertenecía a aquella generación que vio, por casualidad, el final de una vida milenaria. […] Yo, mi familia, mi generación, nacimos en un mundo de silencio; en un mundo de trabajo duro y necesaria paciencia, un mundo de espaldas dobladas hacia la tierra, cuidado manual de los cultivos, dependencia de la meteorología y de la cosecha; un mundo en que las aldeas eran naves en paisajes vacíos y las distancias entre ellas largas; un mundo de caminos marcados por cascos y ruedas de carretas, no hollados por la gasolina y el petróleo, apenas transitados por las personas y casi nunca por placer, por los que lo que más rápido se movía eran los caballos.»

Puedes leer en elboomerang una magnífica reseña escrita por Javier Fernández de Castro.

Y lo que dijo el Sunday Times: «Sigue siendo tan fresca, llena de alegría y plena de sensaciones como cuando apareció por primera vez. Es un canto a la memoria.»

Clases de baile para mayores :: El blog de Nórdica Libros

 

Clases de baile para mayores, Bohumil Hrabal.

Satírica, sagaz y provocadora, el protagonista de Clases de bailes para mayores narra sus venturas y desventuras a lo largo de toda una vida libertina a una “bella señorita”. La afilada prosa de Bohumil Hrabal cautiva por su humor que no deja de lado las desgarradoras confesiones.

Seleccionamos un fragmento de una interesante reseña en El placer de la lectura:

«En ‘Clases de baile para mayores’, y por toda la obra del autor checo, podemos encontrar el discurso alucinado y envolvente de Kafka; la sátira antimilitarista de Hašek y su buen soldado Švejk; o la diatriba contra el antiguo régimen imperial de Ladislav Klíma, el excéntrico autor de cuya obra transgresora e iconoclasta se sentía heredero Hrabal. Una cita de aquel sirve precisamente de pórtico al derroche verbal, heredero de una oralidad primigenia, al que se entrega aquí el protagonista de la narración.»