Archivo de la etiqueta: Goethe

Fernando Vicente o el ilustrador que recorre siglos de lecturas y sus grandes figuras literarias

Con la llegada a librerías de Las almas muertas de Gógol, la colección de nórdicailustrados ha llegado a la emocionante cifra de 100 títulos. A lo largo de estos diez años, la edición de narrativa ilustrada ha ganado espacio en las librerías, ha crecido en número de lectores y lectoras y, del mismo modo, también se ha hecho un hueco en los medios especializados y en la prensa cultural. Sin duda, la incorporación de nuevos ilustradores e ilustradoras en los títulos, ya sean clásicos o contemporáneos, ha sido determinante. Gracias a su trabajo hemos recibido nuevas propuestas realmente originales, arriesgadas, sorprendentes y capaces de convertir la lectura de títulos ilustrados en una experiencia de lectura que realza tanto los trazos como el placer del texto original.

Situados en el terreno de la literatura ilustrada, bien ubicados en este 2017 o remontándonos veinte años atrás, reconoceremos el nombre y el trabajo de Fernando Vicente al instante. En Nórdica, su trabajo nos acompaña desde hace casi tantos años como la editorial y sus libros han significado mucho para nuestra labor editorial. Además, como también nos comentará en la entrevista que aquí compartimos, su trabajo como caricacturista ha sido tan importante para él como para todos aquellos y aquellas que comenzamos mejor el día desayunando o saliendo de casa acompañados por los autores y autoras que nos han hecho crecer como lectores.

El hombre que pudo reinar de Rudyard Kipling. Ilustración de Fernando Vicente.

 

Tus trabajos como ilustrador de obras de narrativa se han convertido en referentes más allá de los títulos en Nórdica Libros. Por ejemplo, la ilustración que hiciste para el cartel de la Feria del Libro de Madrid 2015 o para la escuela de escritura de l’Ateneu barcelonès. ¿En qué momento se cruzaron en tu trayectoria la ilustración propiamente dicha y los referentes literarios? ¿Hasta qué punto este nexo ha sido importante y enriquecedor dentro de tu trayectoria profesional?

Si, es cierto, hace casi 20 años que empecé a colaborar con el suplemento cultural de El País Babelia, es en ese momento cuando empiezo a hacer trabajos más literarios. Yo provengo de la ilustración de prensa pero hasta ese momento mis ilustraciones no habían tenido tanto que ver con el mundo de la cultura. Es en ese momento cuando empiezo a colaborar con Babelia que ilustro por primera vez a libros y escritores. Desde entonces, cada vez más las editoriales han ido llamándome por ese tipo de trabajos.

Creo que ha sido muy importante para mi trayectoria profesional porque después de hacer estos trabajos he podido hacer tanto portadas de libros como ese cartel que mencionas de la feria del libro y todos mis libros ilustrados.

Tu trabajo como ilustrador en Nórdica viene de lejos. Por ejemplo, mencionamos tu trabajo en Estudio en Escarlata, El hombre que pudo reinar o Alicia a través del espejo, entre muchos otros. ¿Qué títulos han sido especialmente estimulantes para ilustrar? ¿Qué títulos han supuesto un mayor reto y cómo lograste, en su momento, conseguir los resultados que buscabas?

Nórdica acaba de cumplir 10 años y yo creo que empiezo trabajar con la editorial 2006. Desde entonces hasta ahora tengo una fructífera relación, llegando a ilustrar seis títulos hasta el momento.

Sherlock Holmes por Fernando Vicente.

Con Nórdica tengo dos o tres libros que para mí en principio fueron un encargo un poco especial, el primero de ellos es un libro de Goethe, El juego de las nubes. El libro habla sobre la formación de las nubes y su tipología; para abordarlo, relacioné cada una de las ilustraciones a uno de los títulos importantes en la bibliografía de Goethe. Sin embargo, las verdaderas protagonistas son las nubes que gravitan sobre los personajes del libro.

Un segundo libro raro que he hecho con Nórdica es Eirik, el rojo. El libro es una saga vikinga y su lectura podría ser difícil, pero en cambio para ilustrar resulta muy bonito: cuenta las hazañas de estos vikingos que llegaron a Estados Unidos buscando sitios que conquistar.

 

Otro título complejo es El manifiesto comunista de Karl Marx y Friedrich Engels. Ilustrar el libro supuso un reto muy importante para mí debido a la relevancia de la obra dentro del pensamiento del siglo XIX. Cuando me lo encargó Diego Moreno, editor de Nórdica Libros, le pregunté: “¿tú crees que realmente puede interesar este libro al público actual?”. El libro tiene seis reediciones hasta la fecha y confirma que fue una buena idea. En concreto, El manifiesto comunista lo ilustré abordando una mezcla entre ilustración clásica y collage y quedé muy contento con el resultado.

El manifiesto comunista de Karl Marx y Friedrich Engels ilustrado por Fernando Vicente.

En estos momentos estoy metido en otro trabajo para Nórdica con el mismo perfil: se trata de  Diez días que estremecieron el mundo de John Reed; esos 10 días de octubre de 1817 en los que nació el germen de la revolución soviética. Este año se cumplen dos siglos de aquella fecha y, de nuevo, este trabajo me resulta apasionante. Regresando a las obras publicadas, estoy especialmente contento de la última: Creo que Alicia través del espejo de Lewis Carroll es uno de mis mejores libros ilustrados.

Alicia a través del espejo

Alicia a través del espejo - Nórdica Libros

Alicia a través del espejo - Nórdica Libros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de la literatura ilustrada, muchos lectores y seguidores recuerdan con especial cariño las ilustraciones figurativas de escritores y escritoras como Sylvia Plath, Franz Kafka o Roald Dahl. ¿Cuál es tu manera de plasmar con trazos los rasgos más característicos de un autor? ¿Qué piensas cuando te cruzas con alguien que lleva una de tus ilustraciones o toma un café usando las tazas que has ilustrado?

El Premio Nobel Tomas Tranströmer. © Fernando Vicente.

Hace 13 años empecé a hacer caricaturas para el diario El País, nunca las había hecho. A lo largo de estos años, he retratado más de 300 escritores (para Babelia, Nórdica y otras editoriales). Para mí, la verdad es que siempre es un trabajo muy gratificante. Muchos de estos escritores tienen auténticos fans; por ejemplo, recuerdo con especial cariño a Cortázar: lo he visto impreso de todas formas. Me hizo mucha ilusión recibir una foto que me mandó un amigo de la tumba de Cortázar en la que podías ver un papel impreso con mis caricaturas.

Julio Cortázar. © Fernando Vicente.

Como lector, ¿cuáles han sido tus lecturas más estimulantes? ¿Y qué nos puedes comentar acerca de tus escritores favoritos?

Con mi trabajo de ilustrador siempre tengo un libro sobre la mesilla en el que estoy trabajando y por eso me es muy difícil tener lecturas propias. Por lo general, cuando no tengo un libro que ilustrar, me gusta mucho leer novela negra ya que me sirve para desengrasar.

Algunos de mis escritores favoritos los he leído e ilustrado como caricatura al mismo tiempo y con ellos me une un lazo entrañable. Por ejemplo, me ocurre con Bolaño. Lo he caricaturizado tres o cuatro veces leyendo varios de sus libros. Otro autor con el que me ocurre es Eduardo Mendoza: he leído todos sus libros y he hecho la portada de su último libro El secreto de la modelo extraviada.

Recientemente y hasta el 20 de abril de este año se puede disfrutar de tu trabajo en la exposición Clásicos Ilustrados en Madrid (complejo ‘El Águila’, entrada gratuita), ¿cómo surgió la idea de reunir todos tus trabajos literarios y cómo valoras tu evolución a lo largo de todos estos años?

La idea parte de la subdirección general del libro de la Comunidad de Madrid y estoy muy contento de que se haya podido realizar finalmente de forma tan espléndida. En ella se recogen 10 años de ilustraciones para libros con textos clásicos. La exposición recorre estos diez años cronológicamente y se ve claramente cierta evolución. Los trabajos empiezan con Peter Pan y Momo, los dos primeros trabajos ilustrados que hice, en este caso infantiles, y termina con Alicia través del espejo, que es por ahora mi último trabajo.

Por otro lado, también se nota una evolución del trabajo infantil y los últimos libros que son para adultos, como Sherlock Holmes, Cumbres borrascosas, el hombre que pudo reinar o Mansfield Park.

En la actualidad, podemos afirmar que en España la ilustración literaria goza de muy buena salud. Confiamos, también, en que ilustradores e ilustradoras jóvenes se verán atraídos por este campo de enormes posibilidades. ¿Qué consejos, ideas o apuntes podrías dar a aquellos que estén empezando o que se planteen cómo hacerlo para ilustrar títulos de narrativa?

El único consejo que doy siempre al que empieza es trabajar mucho y perseverar. Creo que nuestra profesión es una carrera de fondo y es muy difícil llegar y triunfar; mejor ir tomando los trabajos uno a uno y resolverlos de manera que puedan hacerte crecer profesionalmente.

La baraja literaria ilustrada por Fernando Vicente: para los que disfrutan con el juego más allá de si ganan o pierden: ¡la partida entre la ilustración y la literatura es infinitamente más apasionante!

Para terminar, como pregunta idónea para fisgones y curiosos ¿a qué autores u obras esperas con ganas tener la ocasión de ilustrar?

Siempre he pensado que me gustaría ilustrar Moby Dick. Me parece que el texto tiene imágenes muy potentes, pero eso también depende un poco del momento editorial actual en el que hay dos ediciones ilustradas del libro y eso hace difícil emprender la tarea, así que habrá que esperar unos años. Otra cosa que me gusta mucho ilustrar son los libros de época: el siglo XIX me parece maravilloso: ya he hecho un par de obras de esta época y no me importaría hacer alguna más, o incluso alguna del siglo XVIII.

Más información: Fernando Vicente

Tienda de productos literarios Nórdica Libros

Nórdica Libros en Facebook, Twitter e Instagram.