Archivo de la etiqueta: Entrevista

Fernando Vicente o el ilustrador que recorre siglos de lecturas y sus grandes figuras literarias

Con la llegada a librerías de Las almas muertas de Gógol, la colección de nórdicailustrados ha llegado a la emocionante cifra de 100 títulos. A lo largo de estos diez años, la edición de narrativa ilustrada ha ganado espacio en las librerías, ha crecido en número de lectores y lectoras y, del mismo modo, también se ha hecho un hueco en los medios especializados y en la prensa cultural. Sin duda, la incorporación de nuevos ilustradores e ilustradoras en los títulos, ya sean clásicos o contemporáneos, ha sido determinante. Gracias a su trabajo hemos recibido nuevas propuestas realmente originales, arriesgadas, sorprendentes y capaces de convertir la lectura de títulos ilustrados en una experiencia de lectura que realza tanto los trazos como el placer del texto original.

Situados en el terreno de la literatura ilustrada, bien ubicados en este 2017 o remontándonos veinte años atrás, reconoceremos el nombre y el trabajo de Fernando Vicente al instante. En Nórdica, su trabajo nos acompaña desde hace casi tantos años como la editorial y sus libros han significado mucho para nuestra labor editorial. Además, como también nos comentará en la entrevista que aquí compartimos, su trabajo como caricacturista ha sido tan importante para él como para todos aquellos y aquellas que comenzamos mejor el día desayunando o saliendo de casa acompañados por los autores y autoras que nos han hecho crecer como lectores.

El hombre que pudo reinar de Rudyard Kipling. Ilustración de Fernando Vicente.

 

Tus trabajos como ilustrador de obras de narrativa se han convertido en referentes más allá de los títulos en Nórdica Libros. Por ejemplo, la ilustración que hiciste para el cartel de la Feria del Libro de Madrid 2015 o para la escuela de escritura de l’Ateneu barcelonès. ¿En qué momento se cruzaron en tu trayectoria la ilustración propiamente dicha y los referentes literarios? ¿Hasta qué punto este nexo ha sido importante y enriquecedor dentro de tu trayectoria profesional?

Si, es cierto, hace casi 20 años que empecé a colaborar con el suplemento cultural de El País Babelia, es en ese momento cuando empiezo a hacer trabajos más literarios. Yo provengo de la ilustración de prensa pero hasta ese momento mis ilustraciones no habían tenido tanto que ver con el mundo de la cultura. Es en ese momento cuando empiezo a colaborar con Babelia que ilustro por primera vez a libros y escritores. Desde entonces, cada vez más las editoriales han ido llamándome por ese tipo de trabajos.

Creo que ha sido muy importante para mi trayectoria profesional porque después de hacer estos trabajos he podido hacer tanto portadas de libros como ese cartel que mencionas de la feria del libro y todos mis libros ilustrados.

Tu trabajo como ilustrador en Nórdica viene de lejos. Por ejemplo, mencionamos tu trabajo en Estudio en Escarlata, El hombre que pudo reinar o Alicia a través del espejo, entre muchos otros. ¿Qué títulos han sido especialmente estimulantes para ilustrar? ¿Qué títulos han supuesto un mayor reto y cómo lograste, en su momento, conseguir los resultados que buscabas?

Nórdica acaba de cumplir 10 años y yo creo que empiezo trabajar con la editorial 2006. Desde entonces hasta ahora tengo una fructífera relación, llegando a ilustrar seis títulos hasta el momento.

Sherlock Holmes por Fernando Vicente.

Con Nórdica tengo dos o tres libros que para mí en principio fueron un encargo un poco especial, el primero de ellos es un libro de Goethe, El juego de las nubes. El libro habla sobre la formación de las nubes y su tipología; para abordarlo, relacioné cada una de las ilustraciones a uno de los títulos importantes en la bibliografía de Goethe. Sin embargo, las verdaderas protagonistas son las nubes que gravitan sobre los personajes del libro.

Un segundo libro raro que he hecho con Nórdica es Eirik, el rojo. El libro es una saga vikinga y su lectura podría ser difícil, pero en cambio para ilustrar resulta muy bonito: cuenta las hazañas de estos vikingos que llegaron a Estados Unidos buscando sitios que conquistar.

 

Otro título complejo es El manifiesto comunista de Karl Marx y Friedrich Engels. Ilustrar el libro supuso un reto muy importante para mí debido a la relevancia de la obra dentro del pensamiento del siglo XIX. Cuando me lo encargó Diego Moreno, editor de Nórdica Libros, le pregunté: “¿tú crees que realmente puede interesar este libro al público actual?”. El libro tiene seis reediciones hasta la fecha y confirma que fue una buena idea. En concreto, El manifiesto comunista lo ilustré abordando una mezcla entre ilustración clásica y collage y quedé muy contento con el resultado.

El manifiesto comunista de Karl Marx y Friedrich Engels ilustrado por Fernando Vicente.

En estos momentos estoy metido en otro trabajo para Nórdica con el mismo perfil: se trata de  Diez días que estremecieron el mundo de John Reed; esos 10 días de octubre de 1817 en los que nació el germen de la revolución soviética. Este año se cumplen dos siglos de aquella fecha y, de nuevo, este trabajo me resulta apasionante. Regresando a las obras publicadas, estoy especialmente contento de la última: Creo que Alicia través del espejo de Lewis Carroll es uno de mis mejores libros ilustrados.

Alicia a través del espejo

Alicia a través del espejo - Nórdica Libros

Alicia a través del espejo - Nórdica Libros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de la literatura ilustrada, muchos lectores y seguidores recuerdan con especial cariño las ilustraciones figurativas de escritores y escritoras como Sylvia Plath, Franz Kafka o Roald Dahl. ¿Cuál es tu manera de plasmar con trazos los rasgos más característicos de un autor? ¿Qué piensas cuando te cruzas con alguien que lleva una de tus ilustraciones o toma un café usando las tazas que has ilustrado?

El Premio Nobel Tomas Tranströmer. © Fernando Vicente.

Hace 13 años empecé a hacer caricaturas para el diario El País, nunca las había hecho. A lo largo de estos años, he retratado más de 300 escritores (para Babelia, Nórdica y otras editoriales). Para mí, la verdad es que siempre es un trabajo muy gratificante. Muchos de estos escritores tienen auténticos fans; por ejemplo, recuerdo con especial cariño a Cortázar: lo he visto impreso de todas formas. Me hizo mucha ilusión recibir una foto que me mandó un amigo de la tumba de Cortázar en la que podías ver un papel impreso con mis caricaturas.

Julio Cortázar. © Fernando Vicente.

Como lector, ¿cuáles han sido tus lecturas más estimulantes? ¿Y qué nos puedes comentar acerca de tus escritores favoritos?

Con mi trabajo de ilustrador siempre tengo un libro sobre la mesilla en el que estoy trabajando y por eso me es muy difícil tener lecturas propias. Por lo general, cuando no tengo un libro que ilustrar, me gusta mucho leer novela negra ya que me sirve para desengrasar.

Algunos de mis escritores favoritos los he leído e ilustrado como caricatura al mismo tiempo y con ellos me une un lazo entrañable. Por ejemplo, me ocurre con Bolaño. Lo he caricaturizado tres o cuatro veces leyendo varios de sus libros. Otro autor con el que me ocurre es Eduardo Mendoza: he leído todos sus libros y he hecho la portada de su último libro El secreto de la modelo extraviada.

Recientemente y hasta el 20 de abril de este año se puede disfrutar de tu trabajo en la exposición Clásicos Ilustrados en Madrid (complejo ‘El Águila’, entrada gratuita), ¿cómo surgió la idea de reunir todos tus trabajos literarios y cómo valoras tu evolución a lo largo de todos estos años?

La idea parte de la subdirección general del libro de la Comunidad de Madrid y estoy muy contento de que se haya podido realizar finalmente de forma tan espléndida. En ella se recogen 10 años de ilustraciones para libros con textos clásicos. La exposición recorre estos diez años cronológicamente y se ve claramente cierta evolución. Los trabajos empiezan con Peter Pan y Momo, los dos primeros trabajos ilustrados que hice, en este caso infantiles, y termina con Alicia través del espejo, que es por ahora mi último trabajo.

Por otro lado, también se nota una evolución del trabajo infantil y los últimos libros que son para adultos, como Sherlock Holmes, Cumbres borrascosas, el hombre que pudo reinar o Mansfield Park.

En la actualidad, podemos afirmar que en España la ilustración literaria goza de muy buena salud. Confiamos, también, en que ilustradores e ilustradoras jóvenes se verán atraídos por este campo de enormes posibilidades. ¿Qué consejos, ideas o apuntes podrías dar a aquellos que estén empezando o que se planteen cómo hacerlo para ilustrar títulos de narrativa?

El único consejo que doy siempre al que empieza es trabajar mucho y perseverar. Creo que nuestra profesión es una carrera de fondo y es muy difícil llegar y triunfar; mejor ir tomando los trabajos uno a uno y resolverlos de manera que puedan hacerte crecer profesionalmente.

La baraja literaria ilustrada por Fernando Vicente: para los que disfrutan con el juego más allá de si ganan o pierden: ¡la partida entre la ilustración y la literatura es infinitamente más apasionante!

Para terminar, como pregunta idónea para fisgones y curiosos ¿a qué autores u obras esperas con ganas tener la ocasión de ilustrar?

Siempre he pensado que me gustaría ilustrar Moby Dick. Me parece que el texto tiene imágenes muy potentes, pero eso también depende un poco del momento editorial actual en el que hay dos ediciones ilustradas del libro y eso hace difícil emprender la tarea, así que habrá que esperar unos años. Otra cosa que me gusta mucho ilustrar son los libros de época: el siglo XIX me parece maravilloso: ya he hecho un par de obras de esta época y no me importaría hacer alguna más, o incluso alguna del siglo XVIII.

Más información: Fernando Vicente

Tienda de productos literarios Nórdica Libros

Nórdica Libros en Facebook, Twitter e Instagram.

Entrevista Kjell Westö: «Creo en el valor de la literatura y la memoria histórica»

Kjell Westö estudió en la Escuela Sueca de Ciencias Sociales en Helsinki. Antes de comenzar a escribir, trabajó como periodista en Hufvudstadsbladet y en la revista Ny Tid. Vive en Helsinki. Hizo su debut literario en 1986, y desde entonces ha publicado poesía, libros de cuentos y novelas. Sus cinco grandes obras están ambientadas en Helsinki en el siglo xx. Es considerado el mejor escritor en lengua sueca hoy en Finlandia.

Espejismo 38 nos sitúa en el año previo al inicio de la II Guerra Mundial:

Año 1938. Las políticas expansionistas de Hitler están despertando la ira y la admiración en toda Europa, sobre todo en el Club de los Miércoles en Helsinki. Un club de caballeros, formado por viejos amigos del abogado Claes Thune. Discuten de política y beben juntos, pero corre 1938 y la agitación política en Europa afecta a la cohesión del club.

Afortunadamente Thune tiene la ayuda de su nueva secretaria, Matilda Wiik. Tras su fachada pulcra y eficiente, Matilda vive atormentada por los recuerdos de la guerra civil finlandesa, cuando con diecisiete años experimentó cosas que desde entonces trata de olvidar. Pero los recuerdos vuelven un día con toda su fuerza. El detonante es una voz en el bufete en una de las reuniones del Club de los Miércoles. Una voz que había esperado no volver a tener que escuchar nunca. El pasado vuelve, pero esta vez ya no es una víctima indefensa.

Entrevista a Kjell Westö

Espejismo 38, tu última novela, recibió el Premio de Literatura del Consejo Nórdico en 2014 y también tuvo muy buena acogida por parte del público. ¿Cómo valoras la obra dentro de tu trayectoria literaria? ¿Podrías hablarnos del proceso creativo y de documentación que llevaste a cabo para escribirla?

Quizás me engañe pensándolo de este modo, pero tengo la impresión de que, cuando trabajaba con Espejismo 38, encontré una nueva claridad en el estilo, una nueva certeza sobre lo que quiero decir acerca del ser humano y del estado de nuestro corazón. Antes, en mis novelas, solía introducir gran cantidad de anécdotas. Ahora, en cambio, ya no.

La documentación que necesitaba para escribir Espejismo 38 la fui reuniendo parcialmente con anterioridad, cuando entre los años 2000 y 2009 trabajé con novelas históricas y épicas. Por ejemplo, con Donde una vez caminamos, que también fue publicada al español. Evidentemente, cuando trabajé con Espejismo 38 profundicé mucho más en el año 1938.

Espejismo 38

Espejismo 38. La nueva novela de Kjell Wësto.

Sin duda, la década de 1930, y más si cabe en el año previo al estallido de la II G.M., Europa vivió uno de los períodos políticos más agitados y convulsos del siglo pasado. ¿Por qué elegiste retratar ese momento en concreto?

Siempre me ha fascinado la generación que nació a principios del siglo XX; hablé de ella por primera vez en Donde una vez caminamos, pero luego seguí con la obsesión de querer volver a esa época entre las dos guerras mundiales. Donde una vez caminamos es una novela épica, un intento de escribir una sinfonía. En cambio, Espejismo 38 es música de cámara.

La generación de 1900 tuvo una vida dura: vivieron una Guerra Mundial antes de haber llegado a la edad adulta, y otra antes de que cumplieran 40 años. Y, sin duda, las dos guerras mundiales forman parte de la misma trayectoria: en Europa no existió una paz verdadera durante las décadas que transcurrieron entre la primera y la segunda.

La literatura, suelen comentar algunos autores y autoras, es también una forma de recuerdo y puede servir como toma de conciencia al revivir momentos históricos difíciles que conviene no olvidar para evitar que puedan repetirse, ¿crees que, efectivamente, la literatura y la memoria histórica tienen un valor singular y que merece ser reivindicado?

Sí, pienso que la literatura y la memoria histórica tienen un valor singular. Sin embargo, me temo que no es fácil reinvindicar la memoria y que tampoco es sencillo aprender de la historia. Con el paso de las generaciones tendemos al olvido. Este hecho es algo trágico de la condición humana y su consecuencia son la violencia y la crueldad. Siempre ocurren de nuevo porque olvidamos que la guerra es una atrocidad indescriptible. Ahora lo estamos viendo en todas partes: Europa, Estados Unidos, el mundo islámico. Si no vamos con cuidado, podemos llegar a la situación de Siria en un momento. Pero no creo que la historia se repita. Creo que la historia, al igual que que la vida, es como una corriente y por eso no puedes bajar dos veces por el mismo río.

El escritor americano Mark Twain escribió que la historia no se repite, pero a veces rima. Si queremos, podemos aprender de ello.

Helsinki es una ciudad en la que has centrado la acción de varias de tus novelas, ¿Qué podrías decirnos de la ciudad desde un punto de vista literario? ¿Qué autores clásicos finlandeses han sido importantes para ti como lector y escritor?

Mis narraciones se situan en Helsinki porque soy un escritor de tipo realista y, al mismo tiempo, porque conozco su historia y sus circunstancias. Si, por ejemplo, hubiese nacido y crecido en Madrid, mis historias sucederían en Madrid. Por otro lado, pienso que la literatura es algo universal.

Como influencias, los argentinos Borges y Cortázar han sido muy importantes para mí, así como el novelista clásico finlandés Väinö Linna.

h

Helsinki.

En cuanto a la literatura nórdica contemporánea, pensamos que está atravesando un muy buen momento y que hay autores y autoras que siguen innovando y escribiendo grandes novelas, ¿cuál es tu opinión al respecto y qué autores te interesan particularmente?

Sí, estoy de acuerdo. La literatura nórdica atravesa un buen momento y encontramos mucha variedad. Encontramos tantos autores que se me hace difícil elegir a los favoritos. En este momento, por ejemplo, las dos nuevas novelas que más me interesan son De oroliga, de la noruega Linn Ullmann. El libro habla de sus famosos padres: Liv Ullman y Ingmar Bergman. Por otro lado, me interesa la novela póstuma de Catarina Pascual Söderbaum, Den skeva platsen, que habla en parte acerca sus raíces españolas y catalanas.

• Acerca del autor: Kjell Westö | Acerca del libro: Espejismo 38

• En la web: Nórdica Libros | En las redes: Facebook | Twitter | Instagram

 

Entrevistamos a Pencil Ilustradores: «Los ilustradores españoles han ganado muchísima visibilidad como justa recompensa a un talento increíble y muy inquieto»

—Pencil ilustradores cumplirá este 2015 nada más ni nada menos que 15 años. Si miráis atrás, ¿qué valoración podéis hacer de vuestra trayectoria como agencia de ilustradores de referencia en España y en pleno contacto con el resto del mundo?

—Nos sonrojas. Muchas gracias por esa valoración. Modestamente pensamos que, en la medida de nuestras posibilidades, hemos facilitado que muchos ilustradores hayan tenido la oportunidad de dar rienda suelta a su enorme talento en proyectos atractivos, que clientes de todo tipo encuentren en la ilustración el soporte ideal para comunicar, contribuido junto a muchos otros a que la ilustración tenga el alcance actual, potenciado la profesionalización del sector… Esperamos no haber quedado muy pedantes pero quince años dan para mucho.

La cata : El blog de Nórdica Libros

Iban Barrenetxea en La cata.

—Más allá de las modas o las tendencias, vuestro criterio a la hora de trabajar con los ilustradores se basa en la emoción que os despiertan sus ilustraciones y trabajos, ¿cómo es el proceso de presentar ilustradores ante las necesidades de vuestros clientes?

—El primer paso, sobre el que se sustenta todo, es escuchar al cliente. Lograr que encuentre el espacio ideal para transmitir sus necesidades y objetivos. A continuación, si no tiene una idea clara del estilo o el ilustrador que quiere, le mostramos las opciones más adecuadas para sus fines.

—Además de una agencia, actualmente ofrecéis talleres y otras actividades para acercar el mundo de la ilustración a nuevas generaciones y a más públicos, ¿cuáles son las líneas de trabajo que os gustaría seguir y desarrollar de cara a este nuevo año?

—Ufffff… Nos gustaría desarrollar tantos proyectos, tantas ideas se revuelven impacientes en el cajón esperando a que encontremos el momento de lanzarlas… El enfoque principal es consolidar el concepto global del ilustrador y materializar todas sus potencialidades.

Elena Odriozola : El blog de Nórdica Libros

Elena Odriozola en Frankenstein.

—¿Consideráis que los ilustradores españoles han ganado visibilidad en los últimos tiempos? ¿Cómo trabajáis para fomentar su proyección internacional?

—Muchísima visibilidad como justa recompensa a un talento increíble y muy inquieto. Lo fomentamos de muchas maneras, acudiendo a ferias internacionales (Bolonia, Guadalajara…), moviéndonos sin parar en redes sociales, alimentando una web con visitas de todo el mundo, estando en contacto con clientes de muchos países…

Anuska Allepuz : El blog de Nórdica Libros

Anuska Allepuz en Tres mujeres.

—¿Cómo ha sido la experiencia de trabajo con América Latina?

—Maravillosa. Es una colaboración nacida hace muchísimos años representando a ilustradores y contactando con las editoriales de allí como un proceso natural por la cercanía no solo lingüística sino también cultural y, apurando, ontológica.

—A nivel de formatos en el mundo de los libros ilustrados, ¿os gusta encontrar maneras de innovar y seguir sorprendiendo con las propuestas? ¿Cuál es vuestro papel entre los ilustradores y los medios u otros clientes?

—Esa actitud es intrínseca al espíritu creativo inquieto, que necesita una permanente exploración y renovación.

Nuestro papel depende de cada proyecto concreto. Generalizando, podríamos definirnos como facilitadores. Tendemos puentes de comunicación entre unos y otros, pero no siempre nos limitamos a esa mera intermediación sino que, en otras ocasiones, el cliente nos pide que también colaboremos en la fase creativa.

—En Nórdica hemos trabajado con los ilustradores Anuska Allepuz, Elena Odriozola, Iban Barrenetxea, Noemí Villamuza, Adolfo Serra y Antonio Santos. Un reto: ¿cómo definiríais su trazo en una frase?

—Pregunta sádica. ¿Tan mal te hemos tratado? A ver si dejan de hablarnos. Es complicado definir a personas con tantos matices. Vamos a lanzarnos a pelo, venga.

 Anuska Allepuz : Nórdica Libros Blog

Anuska, versátil.

Elena Odriozola : Nórdica Libros Blog

Elena, exploradora.

Iban Barrenetxea : Nórdica Libros Blog

Iban, british.

Noemí Villamuza : Nórdica Libros Blog

Noemí, cálida.

Adolfo Serra : Nórdica Libros Blog

Adolfo, inquieto.

Antonio Santos : Nórdica Libros Blog

Antonio, potente.

Javier Zabala :: Nórdica Libros Blog

«Intento que el lenguaje gráfico llegue donde las palabras no pueden llegar» Javier Zabala responde al cuestionario ‘Proust Ilustrado’

Javier Zabala responde al Proust ilustrado: ¡el célebre cuestionario suma color y formas en Nórdica Libros!

Javier Zabala :: Nórdica Libros Blog

—El mayor reto a la hora de ilustrar «El barón Münchausen»

—Como en todos los clásicos muy visitados el mayor reto fue, una vez más, intentar no caer en el tópico, en los lugares comunes. Mi propuesta: sinceridad y sugerencia, dejarme llevar desde mi mundo plástico, donde me encuentro más a gusto. Intentar que el lenguaje gráfico sugiera emociones, situaciones… que llegue donde las palabras no puedan llegar.

—Lo que más te fascina de «el barón»

—Lo surrealista y absurdo que es.

—Lo que tuviste en cuenta a la hora de ilustrar el libro

—Es un texto con una densidad de historias distintas tremenda. Elegir se convirtió en un reto en sí mismo. Evité deliberadamente representar al barón por lo que tiene el personaje de icono. Y debido precisamente a la gran profusión de datos narrativos preferí centrarme en su mundo, inventarme ambientes, atmósferas…

—Lo que más amas de tu profesión

—La libertad.

—Lo que más odias de tu profesión

—Las prisas.

—Tus inicios en el arte de la ilustración fueron…

—Difíciles, apasionantes, ilusionantes, mágicos.

—Tus ilustradores favoritos

—Mis viejos maestros: Maurice Sendak, Jozef Wilkon, Stepan Zavrel, Tomi Ungerer, André François, Kveta Pacovská, Saul Steinberg… (Prefiero no mencionar amigos de mi generación porque son demasiados y todos muy buenos artistas. Sería injusto y difícil hacer una selección…). Y en realidad, no me miro tanto en colegas como en toda la historia del arte.

—Tus libros ilustrados favoritos

—Buf! Otra vez me haces elegir… Diré que, casi siempre, los libros ilustrados que más me interesan son los álbumes en los que el ilustrador es autor global, tanto del lenguaje literario como del plástico: “Donde viven los monstruos”, de Sendak, “Adelaida” de Tomi Ungerer, “Los Conquistadores” de David Mckee, el “Barba Azul” de Eric Battut…

—La cualidad preferida de un ilustrador

—La sinceridad.

Barón Münchausen :: Nórdica Libros Blog

—Cómo definirías tu trazo

—Caligráfico, cuando es bueno.

—Tu lugar preferido para trabajar

—Un sitio con luz y soledad. Por preferir, prefiero mi estudio. Hace tiempo era incapaz de trabajar fuera de mi estudio pero ahora me es indiferente el sitio o el hecho de estar solo. Por ejemplo, hay pocas cosas más divertidas, e interesantes profesionalmente, que participar en un encuentro o en una Residencia de Artistas con otros colegas.

—Las obras ilustradas o cómics que más te inspiraron en tu profesión

—Muchos de los ilustradores de mi generación empezamos con el comic en los 80’s. De esa época recuerdo con mucho cariño a Jean Giraud/Moebius, al mejor Milo Manara de entonces, Enki Bilal… De los libros ilustrados de cuando era pequeño recuerdo una selección de cuentos de Andersen, Perrault, Grimm… de la editorial Noguer y en especial al ilustrador polaco Janusz Grabianski. Sus libros, todavía hoy, me parecen impresionantes y absolutamente actuales.

 —El personaje de ficción que más te gusta

—En la película “Chitty Chitty Bang Bang” realizada sobre la novela de Ian Fleming, Había un señor con una chistera negra y una nariz larga y afilada, un poco arquetípico, que encerraba a los dos niños en un carromato que se convertía en jaula… Recuerdo que me aterraba este señor de pequeño, pero me encanta!

—El personaje de ficción que más detestas

—Guillermo Brown.

Las aventuras del barón de Münchausen, Nórdica Libros, 2014.