Las aventuras del barón Münchausen :: Blog de Nórdica Libros

Dos aventuras salvajes y animalescas del Barón Münchausen

Lo testifican Gulliver, Simbad y Aladino en la primera página del libro: Las aventuras del barón Münchausen existen y son las historias más espectaculares y memorables que un barón ha llegado a vivir jamás. Sus delirantes andanzas que tendremos la suerte de leer recorren prácticamente el mundo entero: escucharemos sus aventuras en Sant Petersburgo y en lo más recóndito de Rusia, y también sus proezas en Ceilán y sí, ¡hasta en la Luna!

El propio barón Münchausen se sincera con sus lectores, haremos bien en hacerle caso, especialmente cuando se adentra en los peligrosos e insondables océanos:

«La mayoría de viajeros, al narrar sus aventuras, suele afirmar que han visto muchas más cosas de las que ha visto en realidad. Por eso no es de extrañar que los lectores y oyentes tiendan a mostrarse incrédulos. Pero yo me sentiría muy dolido si, entre aquellos a quienes tengo el honor de dirigirme, alguno se sintiera tentado a dudar de la veracidad de mis afirmaciones, y le sugeriría que se marchara antes de que empiece a relatar mis aventuras por el mar, porque son mucho más asombrosas aunque no menos auténticas.»

Antes de llegar a los viajes marítimos, hemos seleccionado dos breves historias del barón Münchausen en uno de sus deportes favoritos: la caza. Sus virtudes quedarán bien representadas como entrante de uno de los libros más hilarantes y sorprendentes de la literatura. ¡Adelante, barón!

«En cierta ocasión, habiéndome quedado sin pólvora, se me hizo de noche en un bosque polaco. En el camino de regreso un oso temible se me acercó a toda velocidad con las fauces abiertas, presto a caer sobre mí. Me hurgué rápidamente los bolsillos en busca de balas y pólvora, pero en vano, pues sólo encontré dos pedernales de repuesto. Lancé uno con todas mis fuerzas a las fauces abiertas de la fiera, que se lo tragó. El dolor le hizo girarse por completo, lo que me permitió apuntarle con el segundo y acertarle de pleno. La piedra se coló dentro, chocó con la otra en el estómago, prendió y produjo una terrible explosión que hizo saltar el oso por los aires. Aunque me libré de aquélla, no me gustaría repetirlo ni vérmelas con un oso con esa munición únicamente.»

Y la segunda, no menos tremenda:

«Un lobo espantoso se abalanzó sobre mí tan de improviso y tan cerca que sólo pude reaccionar instintivamente, metiéndole el puño con la boca abierta. Por si acaso, seguí empujando hasta que tuve el brazo metido hasta el hombro. ¿Cómo lograría soltarme? No me gustaba nada mi delicada situación (cara a cara con un lobo, nuestras miradas no eran lo que se dice amorosas). Si sacaba el brazo, el animal se lanzaría sobre mí con más furia todavía; podía verlo en el fulgor de sus ojos. Así que en un santiamén lo agarré de las entrañas, le di la vuelta como a un guante, lo tiré al suelo y allí lo dejé.»

Javier Zabala :: Nórdica Libros Blog

Implacable, lleno de valor y, a lo que nos concierne, con un talento para narrarnos sus peripecias, Las aventuras del barón Münchausen solo podía ilustrarlas otro virtuoso, Javier Zabala.

El punto de partida está, como siempre, en las mejores librerías.

 

Un pensamiento en “Dos aventuras salvajes y animalescas del Barón Münchausen

  1. Pingback: Fotoreseña de Las aventuras del barón Münchausen | Blog de Jack Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *