Archivo de la categoría: Libros Ilustrados

¡Nórdica en librerías! — Agenda Febrero 2017

  • Nórdica Cómic es la gran protagonista de nuestro calendario para este febrero de 2017: ¡Te invitamos a descubrir las últimas novedades de la colección!

‘155’. La novela gráfica de Agustín Comotto basada en la vida del anarquista Simón Radowitzky.

3 de febrero —  19:00h | Bilbao

155 de Agustín Comotto

Ilustración de ‘155’, la novela gráfica de Agustín Comotto basada en la vida del anarquista Simón Radowitzky.

Agustín Comotto presentará su novela gráfica 155 en la librería Joker de Bilbao.

3, 4 y 5 de febrero | San Sebastián

La caída de la casa Usher © Agustín Comotto.

Ilustración de ‘La caída de la casa Usher’. © Agustín Comotto.

Nórdica Cómic estará presente en ComiKD, la I Feria del Cómic de San Sebastián (stand nº14). Además, el 4 de febrero, Agustín Comotto firmará sus libros publicados en Nórdica: 155, La caída de la casa Usher y Veinte mil leguas de viaje submarino (horario por confirmar).

21 al 26 de febrero | Madrid

Veinte mil leguas de viaje submarino. Ilustración de Agustín Comotto.

Ilustración de ‘Veinte mil leguas de viaje submarino’. © Agustín Comotto.

Al igual que el año pasado, Nórdica Libros participa en JUSTMAD8, la Feria de arte emergente,
que celebra su octava edición. Muy pronto confirmaremos los ilustradores que podrán
acompañarnos para firmar sus obras.
¡Nos encantará encontrarte a lo largo de este mes y seguir compartiendo nuevas lecturas!

 

Actualizaremos el post con los posibles cambios y horarios y seguramente llegarán más eventos que
añadiremos lo antes posible. 📙 ❤❄️

 

El sueño de Julio Cortázar, en verso

En la antología Pameos y meopas, Julio Cortázar publicaba en 1971 sus primeros poemas, escritos entre 1951 y 1958. Su imaginario literario comenzaba a impregnarse por aquellos sitios en los que había vivido o estado, de Buenos Aires a París, pasando por Roma.

 

© Pablo Auladell

Ilustración de Pablo Auladell del libro Pameos y meopas.

 

Desde Nórdica Libros te invitamos a disfrutar de Pameos y meopas, ilustrado por Pablo Auladell (Premio Nacional de Cómic 2016), libro que rinde homenaje al Cortázar menos leído, al poeta tímido y reticente. Desde nuestro blog compartimos su poema El sueño, tan corto y certero como la impresión que nos queda cuando súbitamente despertamos de uno de ellos, rodeados por la inmensidad de la noche.

El sueño

El sueño, esa nieve dulce
que besa el rostro, lo roe hasta encontrar
debajo, sostenido por hilos musicales,
el otro que despierta.

Julio Cortázar

'El sueño', un poema de Julio Cortázar en 'Pameos y meopas'

La foto de Karen Blixen con Marilyn Monroe, en palabras | El bolso de Blixen

El bolso de BlixenUn escritor o escritora y su prenda predilecta son los dos ingredientes literarios que llevan tiempo cocinando juntos el escritor Jesús Marchamalo y el ilustrador Antonio Santos. En Nórdica Libros hemos tenido la suerte de publicar ya tres combinaciones inconfundibles: Retrato de Baroja con abrigo, Kafka con sombrero y Pessoa, gafas y pajarita. A esta deliciosa colección de pequeñas lecturas ilustradas se incorpora El bolso de Blixen.

La cura para todo es siempre agua salada: el sudor, las lágrimas, el mar.

Karen Blixen

Esta nueva colaboración entre Marchamalo y Santos se adentra en la vida de Karen Blixen, la escritora danesa que se hizo mundialmente famosa por su libro Memorias de África. En Nórdica Libros hemos tenido la suerte de publicar su correspondencia cuando Blixen regresó del continente africano: Cartas desde Dinamarca.

El bolso de Blixen comienza con una imagen singular: la foto de Blixen y Marilyn Monroe tomada en Nueva York en febrero de 1959. Compartimos las primeras páginas del libro y esperamos que los hallazgos dentro de El bolso de Blixen crezcan con la lectura en vuestras manos.

«Hay una foto suya con Marilyn Monroe tomada en Nueva York en febrero de 1959. Marylin esplendorosa, inmensamente rubia, con un elegante, carnal, vestido negro escotado como un escaparate y una estola de piel sobre los hombros. La baronesa, sentada a su lado sobre un descalzador, minúscula, los ojos negros, vivos, perfilados de khol y una sonrisa exánime.

Viste un traje gris, un chal alrededor del cuello y tapándole el pelo, y un collar de perlas tan discreto que parecía invisible. Una anciana espectral que caminaba extrañamente erguida, diríase casi ingrávida, flotando sobre el suelo como una aparición. Pesaba entonces apenas treina y seis kilos y lucía una cadavérica elegancia, una aristocrática decrepitud de pómulos marcados y profundas arrugas, y una nariz aguileña, afilada como el pico de una cordillera.

Bolso Karen Blixen

Las había invitado a su casa, en Nyack, frente al Hudson, su amiga Carson McCullers, que esa misma mañana había enviado al mayordomo a buscar uvas blancas y ostras, lo único que comía la baronesa, acompañadas de champán y, a veces, caprichosa, de algún espárrago blanco que tragaba sin masticar.

Arthur Miller, que se sentó a su lado en la mesa del comedor, de mármol negro —candelabros y cubiertos de alpaca y manteles de hilo—, le preguntó si no era insana esa dieta tan singular y estricta, y ella, clavándole los ojos con desprecio y un mohín de niña consentida, le contestó:

—A mis médicos también les horroriza, pero soy vieja —dijo— y como lo que quiero.

Tres días después de aquella cena, fue ingresada en un hospital aquejada de malnutrición aguda. Sufría sífilis, anorexia severa, una larga dependencia de anfetaminas y somníferos, y consumió, durante años, a diario, unas gotas de arsénico diluidas en un vaso de agua.

Una vez, a Abdulai, uno de sus criados, se le olvidó el agua y ella, absorta en la lectura, se lo bebió sin rebajar, de un trago. Estuvo a punto de morir envenenada, pero la salvó Dumas; recordó, de repente, aquella historia en La reina Margot y el antídoto que le daban al rey Carlos IX: leche con una clara de huevo que, entre náuseas y toses, la garganta abrasada, le salvó a ella la vida.

karen-blixen

Fumaba también de manera compulsiva, más de dos paquetes diarios de cigarrillos que en sus manos, nervudas, dedos largos y venas prominentes, llamaban la atención por su blancura.n

Y allí, junto a ella, en la fotografía, inmenso, un bolso de piel clara —asas cortas y cierre de boquilla— que protege con uno de sus brazos, como si alguien se lo fuera a robar.

¿Qué llevaría la anciana baronesa, qué secretos recónditos, qué misterios guardados en el bolso?

¡Encontrarás la continuación de la historia en tu librería favorita!

El bolso de Blixen | Autor: Jesús Marchamalo | Ilustrador: Antonio Santos

Más libros de Jesús Marchamalo y Antonio Santos:

Kafka con sombrero

Pessoa, gafas y pajarita

Retrato de Baroja con abrigo

Javier Zabala: «Conseguir espacios de libertad creativa es uno de los retos más importantes en un trabajo como el nuestro»

 

Carnets — Javier Zabala

· Nórdica: Carnets es una selección de los muchos cuadernos de viaje que te han acompañado en tus numerosos viajes, pero ¿cuándo comenzaste el primero de ellos y cómo nació la necesidad de mantenerlos a lo largo del tiempo?

¿Sabes que no recuerdo muy bien cuando hice el primero? Sí sé que cuando estudiaba en la escuela de arte con 20 años ya dibujaba en ellos. Eran cuadernos muy baratos y con papel muy malo y por supuesto con dibujos muy diferentes. Todavía los tengo en una caja (en la etiqueta escribí “Cuadernos de Oviedo y después”).

Luego dejé de dibujar en ellos, seguramente porque necesitaba toda mi atención en otras cosas, pero alrededor del año 2000 empecé de nuevo a escribir notas en ellos y después dibujos, todo mezclado. En realidad, al principio de esta “segunda época”, eran agendas de trabajo donde anotaba citas en ferias, notas de conferencias mías o a las que asistía, pensamientos, ideas, story-boards, búsquedas de personajes…

Pero en un momento determinado lo plástico gradualmente fue sustituyendo casi por completo a las notas escritas y me interesaron los cuadernos como algo en sí mismo. Ya era incluso importante el cuaderno/objeto y los buscaba bonitos, interesantes plásticamente. Llenarlos de contenido era solo una cuestión de libertad creativa, un lugar mío, propio, privado (aunque los enseñaba sin pudor e incluso me encanta que mis colegas dibujen en ellos…) donde simplemente dibujaba, pintaba por puro placer, rellenando también las largas horas en un avión o tren o en una habitación de hotel. Era una manera de tener un cuaderno de bitácora, ordenado, a donde volver para rebuscar. En una época con muchos viajes podía acabar 2 ó 3 cuadernos al mes. En períodos más tranquilos y con mucho trabajo 1 cada dos o tres meses. Me encanta dibujar, en realidad no puedo evitarlo, así que lo hago todos los días.

Carnets Javier Zabala

Es curioso cómo en los cuadernos se ven las semanas menos creativas y también las que estás más lúcido y el proceso de trabajo desde un periodo seco hasta que consigues llegar a algo que te interesa, a veces un filón que te dura, quizás, 20 ó 30 páginas, luego tienes que seguir buscando. Según pasaban los cuadernos crecía mi interés por ellos y también por mimarlos. Estaban ya muy lejos de ser cuadernos de apuntes o agendas. Me interesaba siempre más que contasen un periodo de mi vida y de la forma más bella, armónica posible.. En realidad creo que engloban todo lo bueno de este oficio y hacen desaparecer las partes desagradables. Me producen felicidad.

Con el tiempo desde ese espacio lleno de libertad conseguí contaminar mi trabajo editorial e incluso alguno de mis libros los hice en estos cuadernos.

Yo creo que conseguir espacios de libertad creativa es uno de los retos más importantes en un trabajo como el nuestro y para mi los cuadernos son eminentemente eso libertad y el origen de todo lo que sucede después.

Nunca pensé mientras los hacía en publicarlos. Pensaba que solo esa posibilidad estropearía la sensación de intimidad y libertad y que iba en contra de la propia naturaleza del cuaderno, un hecho privado en sí mismo. Sin embargo, cuando tuve 60-70, y viéndolos todos juntos, pensé que eran parte importante de mi proceso de trabajo. Además, a mi lo que más me suele interesar de mis colegas son sus bocetos y pensé que este tipo de trabajo era siempre muy difícil de conseguir, así que me decidí a publicarlos.

· Cuando vemos fotografías de viajes pasados, se disparan recuerdos en nuestra memoria. ¿Cuál es la relación entre tus dibujos y la manera en que luego recuerdas los viajes que ilustran?

En realidad recuerdo cada situación, cada cosa que ocurría mientras dibujaba en mis cuadernos, con quien estaba, dónde… el cuándo sucedía es más difícil, por eso suelo apuntar las fechas.

'Carnets' Javier Zabala

· ¿En qué se parecen (o se diferencian) el acto de ilustrar un viaje y de ilustrar un libro?

La verdad es que yo los llamo cuadernos de viaje porque los hago casi siempre viajando pero no se refleja en ellos nada de mis viajes. Solo dibujo de memoria, insisto, por puro placer. Son más mis viajes interiores. El problema es que yo tardo unos seis meses en metabolizar la información que estoy recibiendo, así que quizás en otro viaje, en otra habitación, mucho tiempo después, estará saliendo algo que viví hace ya muchos meses.

En cambio, Ilustrar un libro es un trabajo mucho más concreto.

Carnets Javier Zabala

· En Nórdica has ilustrado numerosos libros de muy distintos autores y géneros: desde El gato con botas o Las aventuras del Barón Munchüsen hasta clásicos inmortales como Chéjov, Melville o Shakespeare: ¿Cómo abordas el trabajo creativo de tus libros? ¿Realizas varias lecturas tomando notas o quizás lo planteas de un modo más intuitivo?

La intuición yo creo que es básica en mi proceso creativo, está ahí siempre. Sin embargo, no siempre se puede usar solo la intuición para ilustrar libros (para dibujar en un cuaderno en cambio creo que sí…) Hay partes del proceso en las que hay que ser muy racional para organizar un libro: en el ritmo gráfico o narrativo, en los story boards, la relación texto/imagen…

Leo y releo y pienso mucho en cómo plantearlos, tanto que el 80% del proceso es solo mental, pero las búsquedas y los encuentros y descubrimientos suceden constantemente hasta el final del proceso, hasta la última pincelada. A veces, encuentro lo que yo llamo la “Ilustración llave”. Es una imagen que me sugiere casi como será todo lo demás. Cuando eso ocurre todo resulta más fácil. Pero a veces, esto pasa casi al final del proceso y entonces puede ser que tenga que cambiar el libro entero. Es mi forma de trabajar.

También depende mucho del texto. Si voy a ilustrar un clásico, intento huir de los estereotipos, de los lugares comunes. Si es un texto inédito, después de una primera lectura en profundidad, intento distanciarme de él y reflejar mi propio mundo independientemente del texto, pero sin traicionarlo. Yo entiendo que texto e ilustración son dos lenguajes diferentes, que se complementan y se enriquecen el uno al otro. Cuando esto se consigue el producto final es mucho más interesante.

Carnets Javier Zabala

· Y otra pregunta para los fans de tus ilustraciones y de tus cuadernos: ¿continúan los cuadernos? ¿cuáles son sus próximos destinos?

Para hacer la edición de Carnets escaneamos 6000 imágenes. Y después de una nada fácil tarea de selección (aquí conté con la inestimable ayuda de amigos y colegas) había material para publicar, al menos, tres libros diferentes y tuvimos que descartar dos terceras partes. Fue un proceso un poco obsesivo y laborioso pero lo disfruté mucho.

Después de publicar el libro mi relación con los cuadernos cambió un poco. Pensé que ya estaba todo hecho y no tenía sentido seguir, pero la realidad es que sigo haciéndolos (creo que de otra manera) y sigo creyendo en que no se deben pintar cuadernos pensando en publicarlos así que quién sabe…

Puedes pedir tu ejemplar de Carnets enviándonos un correo: info@nordicalibros.com

Carnets de Javier Zabala

• Nórdica en FacebookTwitterInstagram

Donald Trump en Vanity Fair

Cuando Donald Trump se declaró fan de James Bond, adicto a los despidos y enemigo de su propio pelo | Cuestionarios Vanity Fair

El célebre cuestionario Proust sigue siendo muy utilizado como fórmula rápida y directa en todo tipo de publicaciones para que un personaje célebre pueda dar algunas pinceladas acerca de sí mismo. A veces con humor, otras con sarcasmo o con aires de grandeza, cada entrevistado hace suyas las preguntas y trata de mostrarse… como cree que es.

Cuestionarios Proust de Vanity Fair

Hace ya cinco años que publicamos un título atemporal donde los haya. Exquisito y lleno de datos y curiosidades,  la obra regresa a la actualidad en función de las hazañas de sus 101 protagonistas: Vanity Fair. Los cuestionarios Proust. Las 101 mejores entrevistas de la mítica revista Vanity Fair ilustradas por Risko.

Viendo la acalorada, virulenta y meteórica batalla de Donald Trump por alcanzar la Presidencia de los Estados Unidos, hemos reabierto las entrevistas de Vanity Fair para releer al que en su momento era un atrevido, ingenioso y ególatra hombre de negocios que intentaba mantener una smart talk para seguir haciendo crecer su imperio sin levantar demasiadas ampollas.

 

Donald Trump responde al cuestionario Proust de Vanity Fair

Donald Trump en Vanity Fair

Donald Trump ilustrado por Risko. Los cuestionarios Proust de Vanity Fair.

Vanity Fair Donald Trump Nórdica Libros Entrevistas

Donald Trump reconoce abusar de la frase “¡estás despedido” y no se cansa de ver a James Bond en acción. ¿Si no fuese Donald Trump? Sería un gran edificio de Nueva York.

• Si quieres saber más acerca del libro, sus cuestionarios y las ilustraciones, puedes hacerlo → aquí

• Puedes leer online el cuestionario en inglés en la web de Vanity Fair  aquí

El humor, la ironía, la solemnidad y la poesía visual de Marion Fayolle en el ‘La ternura de las piedras’

Marion Fayolle y el dibujo que esquiva explicaciones.

Si vamos a hablar de Marion Fayolle, conviene comenzar con un dibujo. Antes de los datos biográficos, de sus estudios, de sus obras, antes de nada, mejor una de sus imágenes para romper el hielo.

Marion-Fayolle-9-1024x850

© Marion Fayolle, Los traviesos

¿Por qué es mejor comenzar así? Porque los dibujos de Marion Fayolle –como éste de Los traviesos piden silencio, solicitan de manera amable y burlona que se los observe con una sonrisa en los labios y esquivan la explicación, la traducción en palabras. Ante sus dibujos, casi todo lo demás resulta irrelevante, y por eso es esta la mejor manera de presentar a su autora.

La obra de Marion Fayolle no es estrictamente cómic ni novela gráfica. Tampoco son relatos ilustrados, no exactamente. Luna Miguel se refiere a ellos como “pura poesía visual“, y esta es sin duda la mejor aproximación a la obra de Fayolle.

El humor en Los traviesos y la solemnidad de La ternura de las piedras.

En Nórdica Cómic hemos publicado dos de sus títulos: Los traviesos –una colección de ilustraciones irónicas, eróticas, muchas veces extrañas y siempre divertidas sobre la relación entre los sexos y su conexión con los instintos animales– y La ternura de las piedras, una obra a medio camino entre la novela gráfica y el relato ilustrado sobre un padre difícil de querer, duro y autoritario, ahora enfermo y moribundo.

Marion Fayolle - Nórdica Libros

Si en Los traviesos nos encontramos con ilustraciones despojadas de palabras (¡y que valen más que mil de ellas!), en La ternura de las piedras lo accesorio es el lenguaje verbal: la ilustración protagoniza la historia, la relata, la narra, y la palabra acompaña y quizás remata. Dos obras distintas y complementarias, dos resultados distintos que tienen detrás el mismo singular método y la misma búsqueda que caracteriza a Marion Fayolle.

© Marion Fayolle, ‘La ternura de las piedras’

Marion Fayolle en el 34º Salón del Cómic de Barcelona.

Si esta pequeña introducción al particular mundo de Marion Fayolle ha bastado para dejarte con ganas de más, tenemos buenas noticias. Además de descubrir sus dos títulos publicados en Nórdica Cómic, podrás llevarte un ejemplar firmado por la autora en 34º Salón Internacional del Cómic de Barcelona. ¡Aquí debajo, toda la información! ↓↓

Marion Fayolle - Saló del Cómic de Barcelona

Robert Crumb es el héroe del cómic underground, y estos son sus Héroes del Blues, el Jazz y el Country

Entre todas las formas del homenaje que existen en la historia de la cultura, hoy presentamos una de las más originales que existen. Cuando Robert Crumb –el héroe underground del cómic norteamericano (y también el héroe norteamericano del cómic underground)– quiso rendir tributo para siempre a sus héroes musicales, no lo hizo con una novela gráfica, una pintura o un artículo de opinión sobre sus compositores favoritos. Su homenaje fue una colección de 36 cromos que emulaban las populares colecciones de tarjetas de béisbol pero con una pequeña diferencia: en lugar de estrellas deportivas como Babe Ruth, los cromos de Crumb presentaban a leyendas del Blues como Clifford Gibson o Ed Bell. 

tumblr_mph2oxtjcD1r4xvtzo1_400tumblr_o0mevxCp711t12p91o1_1280

A esta colección, Heroes of the Blues Trading Cards, le siguieron dos más:  Early Jazz Greats y Pioneers of Country Music. Juntas, forman uno de los libros más singulares y hermosos de nuestro catálogo: Héroes del Blues, del Jazz y el Country.

Héroes del Blues, el Jazz y el Country, de Robert Crumb :: Nórdica Libros

Más de 100 retratos de leyendas, pioneros y joyas ocultas de tres de los géneros más populares y universales de la música popular estadounidense. Además, cada ilustración de Crumb va acompañada de una breve biografía de los músicos retratados. De esta manera, Héroes del Blues, el Jazz y el Country es mucho más que una colección de dibujos: es toda una enciclopedia musical y una exquisita fuente de descubrimientos para melómanos curiosos. ¿Algunos nombres? Échale un vistazo al booktrailer:

Un libro así, por supuesto, no puede leerse en silencio. Pero el querido Crumb ya lo sabe, y por eso ha preparado un CD con una selección de 21 canciones de sus héroes del blues, el jazz y el country. ¿El único problema?… Tendrás que dejar el libro por un rato y ponerte a bailar…

 

Mas infonrmación:

+ Robert Crumb en Nórdica Libros
Reseña en El Periódico
+ Reseña en El Mundo
+ Reseña en La Voz de Galicia

Nórdica Infantil tiene un nuevo amigo: El museo de Tronquito, ¡el libro más bello del año en Noruega!

El catálogo de Nórdica Infantil es como sus propios protagonistas: joven, pequeño pero lleno de sorpresas y talentos. Todo comenzó con Tania Val de Lumbre, de María Parr (ganador del Premio de la Crítica Noruega 2009 y el Brage Prize 2010). Luego llegó Tina Superfriolerade Lani Yamamoto (Finalista del Premio de Literatura Infantil del Consejo Nórdico). Entre las dos inauguraron y dieron vida a la colección de Nórdica Infantil, y ahora reciben la llegada de un nuevo amigo: ¡Tronquito!

Nórdica Infantil - Nórdica Libros

El museo de Tronquito, de Åshild Kanstad Johnsen

Åshild Kanstad Johnsen es la creadora de Tronquito: un curioso por naturaleza que siempre se pasea por el bosque buscando y recogiendo todo tipo de cosas: un paraguas, unas gafas, una hojita que se ha caído de un árbol… Tronquito todo lo junta y todo lo guarda en cajitas verdes. Pero un día ya no tiene más lugar, y entonces hace lo que cualquiera en su lugar haría: ¿tirarlo todo? ¡Claro que no! ¡Tras pedirle consejo a su sabia y siempre atenta abuela, decide abrir un museo!

La abuela de Tronquito. ©Åshild Kanstad Johnsen

La abuela de Tronquito. © Åshild Kanstad Johnsen

El museu d'en Tronquet

Una muestra muy pequeña de las cosas que se encuentra Tronquito en el bosque. © Åshild Kanstad Johnsen

La autora del libro más bello del año en Noruega

Al igual que Tronquito, Åshild Kanstad Johnsen recoge cosas en su tiempo libre. Pero también es autora, ilustradora y pintora. Estudió comunicación visual en su ciudad natal, Bergen, y en 2011 debutó con El museo de Tronquito como ilustradora infantil. No fue un debut inadvertido: Tronquito fue elegido como el Libro más Bello del Año en Noruega, y si hay un premio merecido, ¡es ese! Johnsen ilustra con la misma pasión y devoción con que Tronquito recoge y clasifica cosas. En la web de la autora puedes visitar muchas imágenes del libro en versión original, y en nuestra web puedes visitar la edición en castellano , ¡y también en catalán: El museu d’en Tronquet!

collage

Tronquito, también conocido como Tronquet en catalán. ¡Doble edición!

Nordica Infantil - Blog de Nórdica Libros

Ilustración: Elena Odriozola.

El hombre que pudo reinar, o el clásico de Rudyard Kipling ilustrado por Fernando Vicente.

Kipling, el hombre que escribía con todo el diccionario.

Comencemos con unas palabras de J. M. Barrie: «Kipling no debe nada a ningún otro escritor. Nadie lo ha influenciado, sino que comenzó siendo original […]. El hombre que pudo reinar es el relato de ficción más audaz que he leído».

Menos hiperbólica, quizás, pero igualmente elogiosa, es la admiración de Rudyard Kipling que profesaba Borges. En el prólogo que escribió a una colección de relatos suyos, y citando a George Moorge, el escritor argentino señaló que después de Shakespeare, «Kipling era el único autor inglés que escribía con todo el diccionario. Sabía administrar sin pedantería esa profusión léxica. Cada línea ha sido sopesada y limada con lenta probidad…».

En Nórdica Libros sabíamos que si queríamos editar el clásico de Kipling El hombre que pudo reinar, teníamos que preparar una edición que estuviese a la altura de

El hombre que pudo reinar, de Rudyard Kipling. Nórdica Libros

Fernando Vicente, el hombre que pintaba con todos los colores.

Quizás lo más difícil a la hora de leer un clásico es llegar a él sin que los detalles de su trama no nos hayan sido revelados. Así que en lugar de comentar la historia de el hombre que pudo reinar, nos limitaremos a recomendar insistentemente su lectura, y a seduciros con las magníficas ilustraciones de Fernando VicenteSi Kipling escribía con todo el diccionario, no hay duda que Vicente dibuja con una cantidad equivalente de colores. El resultado es un libro que cobra vida y que completa, complementa y enriquece la experiencia de lectura.

¡Juzgad por vosotros mismos!

Fernando Vicente-El hombre que pudo reinar

©Fernando Vicente. El hombre que pudo reinar. Nórdica Libros.

El hombre que pudo reinar, por Fernando Vicente, Nórdica Libros

©Fernando Vicente. El hombre que pudo reinar. Nórdica Libros.

El hombre que pudo reinar, edición ilustrada

©Fernando Vicente. El hombre que pudo reinar. Nórdica Libros.

+ Rudyard Kipling en Nórdica Libros

+ Fernando Vicente en Nórdica Libros

+ Comenzar a leer El hombre que pudo reinar.

Nace un arquetipo de la literatura rusa: Diario de un hombre superfluo, de Iván Turguénev

El hombre superfluo: apariciones estelares y primer avistamiento.

Hay un hombre en la literatura. Aparece cada tanto. Es un hombre inteligente, sensible, idealista aunque un poco nihilista. Es un hombre prescindible, indigno de ser recordado. Es un hombre superfluo.

A lo largo del siglo XIX, el hombre superfluo ha tenido diversos nombres en la literatura rusa. Fue Eugenio Oneguin para Pushkin y recibió el nombre de Oblómov para GoncharóvEn Guerra y Paz aparece como Pierre Bezújov y para Dostoievski fue Myshkin, el príncipe en El Idiota.

Y sin embargo, este arquetipo de la literatura rusa del XIX recibe su nombre de Diario de un hombre superfluola novela de Iván Turguénev publicada en 1850.

Diario de un hombre superfluo - Nórdica Libros

Diario de un hombre superfluo. Iván Turguénev :: Ilustrado por Juan Berrio

 

El interés en una vida normal: la hazaña de Turguénev.

A diferencia de otros diarios, que cubren largos años en la vida de sus autores o autoras, el Diario de un hombre superfluo narra solamente los últimos días de la vida de quien lo escribe, el pobre Chulkaturin. Al saber que su muerte está cerca, decide iniciar el diario para despedirse del mundo, pero nada más empezar a escribir se da cuenta de que no hay demasiado para contar: una infancia normal, ausencia de grandes logros o amores…

No es fácil crear personajes de éxitos memorables, de vidas agitadas e impredecibles, de amores tormentosos, trágicos, inolvidables. Pero no es menos difícil conseguir una pequeña obra maestra de las letras rusas con alguien que es normal, corriente, desmerecedor de una biografía. Y sin embargo Turguénev lo consigue: y nace para siempre el inolvidable Chukaltrin.

Ivan Turguenev - Nórdica Libros

Iván Turguénev

Es un placer publicar Diario de un hombre superfluo en nuestra Colección Ilustradoscon los maravillosos dibujos de Juan BerrioOs dejamos con el fragmento inicial del diario, ¡y con una invitación muy grande a leerlo!

Aldea de Ovechi Vody, 20 de marzo de 18…

El médico acaba de irse. ‘Al fin lo he conseguido! Por más astucias que haya intentado, al final no le ha quedado más que expresar su opinión. Sí, moriré pronto, muy pronto. Los ríos se deshelarán y, a toda luz, la corriente me llevará junto con las últimas nieves… ¿a dónde? ¡Dios sabrá! También al mar. En fin, ¡qué se le va a hacer! Ya que hay que morir, que sea en primavera. Aunque puede que sea ridículo empezar un diario dos semanas antes de morir, ¿no?…