Archivo por meses: septiembre 2016

Javier Zabala: «Conseguir espacios de libertad creativa es uno de los retos más importantes en un trabajo como el nuestro»

 

Carnets — Javier Zabala

· Nórdica: Carnets es una selección de los muchos cuadernos de viaje que te han acompañado en tus numerosos viajes, pero ¿cuándo comenzaste el primero de ellos y cómo nació la necesidad de mantenerlos a lo largo del tiempo?

¿Sabes que no recuerdo muy bien cuando hice el primero? Sí sé que cuando estudiaba en la escuela de arte con 20 años ya dibujaba en ellos. Eran cuadernos muy baratos y con papel muy malo y por supuesto con dibujos muy diferentes. Todavía los tengo en una caja (en la etiqueta escribí “Cuadernos de Oviedo y después”).

Luego dejé de dibujar en ellos, seguramente porque necesitaba toda mi atención en otras cosas, pero alrededor del año 2000 empecé de nuevo a escribir notas en ellos y después dibujos, todo mezclado. En realidad, al principio de esta “segunda época”, eran agendas de trabajo donde anotaba citas en ferias, notas de conferencias mías o a las que asistía, pensamientos, ideas, story-boards, búsquedas de personajes…

Pero en un momento determinado lo plástico gradualmente fue sustituyendo casi por completo a las notas escritas y me interesaron los cuadernos como algo en sí mismo. Ya era incluso importante el cuaderno/objeto y los buscaba bonitos, interesantes plásticamente. Llenarlos de contenido era solo una cuestión de libertad creativa, un lugar mío, propio, privado (aunque los enseñaba sin pudor e incluso me encanta que mis colegas dibujen en ellos…) donde simplemente dibujaba, pintaba por puro placer, rellenando también las largas horas en un avión o tren o en una habitación de hotel. Era una manera de tener un cuaderno de bitácora, ordenado, a donde volver para rebuscar. En una época con muchos viajes podía acabar 2 ó 3 cuadernos al mes. En períodos más tranquilos y con mucho trabajo 1 cada dos o tres meses. Me encanta dibujar, en realidad no puedo evitarlo, así que lo hago todos los días.

Carnets Javier Zabala

Es curioso cómo en los cuadernos se ven las semanas menos creativas y también las que estás más lúcido y el proceso de trabajo desde un periodo seco hasta que consigues llegar a algo que te interesa, a veces un filón que te dura, quizás, 20 ó 30 páginas, luego tienes que seguir buscando. Según pasaban los cuadernos crecía mi interés por ellos y también por mimarlos. Estaban ya muy lejos de ser cuadernos de apuntes o agendas. Me interesaba siempre más que contasen un periodo de mi vida y de la forma más bella, armónica posible.. En realidad creo que engloban todo lo bueno de este oficio y hacen desaparecer las partes desagradables. Me producen felicidad.

Con el tiempo desde ese espacio lleno de libertad conseguí contaminar mi trabajo editorial e incluso alguno de mis libros los hice en estos cuadernos.

Yo creo que conseguir espacios de libertad creativa es uno de los retos más importantes en un trabajo como el nuestro y para mi los cuadernos son eminentemente eso libertad y el origen de todo lo que sucede después.

Nunca pensé mientras los hacía en publicarlos. Pensaba que solo esa posibilidad estropearía la sensación de intimidad y libertad y que iba en contra de la propia naturaleza del cuaderno, un hecho privado en sí mismo. Sin embargo, cuando tuve 60-70, y viéndolos todos juntos, pensé que eran parte importante de mi proceso de trabajo. Además, a mi lo que más me suele interesar de mis colegas son sus bocetos y pensé que este tipo de trabajo era siempre muy difícil de conseguir, así que me decidí a publicarlos.

· Cuando vemos fotografías de viajes pasados, se disparan recuerdos en nuestra memoria. ¿Cuál es la relación entre tus dibujos y la manera en que luego recuerdas los viajes que ilustran?

En realidad recuerdo cada situación, cada cosa que ocurría mientras dibujaba en mis cuadernos, con quien estaba, dónde… el cuándo sucedía es más difícil, por eso suelo apuntar las fechas.

'Carnets' Javier Zabala

· ¿En qué se parecen (o se diferencian) el acto de ilustrar un viaje y de ilustrar un libro?

La verdad es que yo los llamo cuadernos de viaje porque los hago casi siempre viajando pero no se refleja en ellos nada de mis viajes. Solo dibujo de memoria, insisto, por puro placer. Son más mis viajes interiores. El problema es que yo tardo unos seis meses en metabolizar la información que estoy recibiendo, así que quizás en otro viaje, en otra habitación, mucho tiempo después, estará saliendo algo que viví hace ya muchos meses.

En cambio, Ilustrar un libro es un trabajo mucho más concreto.

Carnets Javier Zabala

· En Nórdica has ilustrado numerosos libros de muy distintos autores y géneros: desde El gato con botas o Las aventuras del Barón Munchüsen hasta clásicos inmortales como Chéjov, Melville o Shakespeare: ¿Cómo abordas el trabajo creativo de tus libros? ¿Realizas varias lecturas tomando notas o quizás lo planteas de un modo más intuitivo?

La intuición yo creo que es básica en mi proceso creativo, está ahí siempre. Sin embargo, no siempre se puede usar solo la intuición para ilustrar libros (para dibujar en un cuaderno en cambio creo que sí…) Hay partes del proceso en las que hay que ser muy racional para organizar un libro: en el ritmo gráfico o narrativo, en los story boards, la relación texto/imagen…

Leo y releo y pienso mucho en cómo plantearlos, tanto que el 80% del proceso es solo mental, pero las búsquedas y los encuentros y descubrimientos suceden constantemente hasta el final del proceso, hasta la última pincelada. A veces, encuentro lo que yo llamo la “Ilustración llave”. Es una imagen que me sugiere casi como será todo lo demás. Cuando eso ocurre todo resulta más fácil. Pero a veces, esto pasa casi al final del proceso y entonces puede ser que tenga que cambiar el libro entero. Es mi forma de trabajar.

También depende mucho del texto. Si voy a ilustrar un clásico, intento huir de los estereotipos, de los lugares comunes. Si es un texto inédito, después de una primera lectura en profundidad, intento distanciarme de él y reflejar mi propio mundo independientemente del texto, pero sin traicionarlo. Yo entiendo que texto e ilustración son dos lenguajes diferentes, que se complementan y se enriquecen el uno al otro. Cuando esto se consigue el producto final es mucho más interesante.

Carnets Javier Zabala

· Y otra pregunta para los fans de tus ilustraciones y de tus cuadernos: ¿continúan los cuadernos? ¿cuáles son sus próximos destinos?

Para hacer la edición de Carnets escaneamos 6000 imágenes. Y después de una nada fácil tarea de selección (aquí conté con la inestimable ayuda de amigos y colegas) había material para publicar, al menos, tres libros diferentes y tuvimos que descartar dos terceras partes. Fue un proceso un poco obsesivo y laborioso pero lo disfruté mucho.

Después de publicar el libro mi relación con los cuadernos cambió un poco. Pensé que ya estaba todo hecho y no tenía sentido seguir, pero la realidad es que sigo haciéndolos (creo que de otra manera) y sigo creyendo en que no se deben pintar cuadernos pensando en publicarlos así que quién sabe…

Puedes pedir tu ejemplar de Carnets enviándonos un correo: info@nordicalibros.com

Carnets de Javier Zabala

• Nórdica en FacebookTwitterInstagram