Archivo por meses: Diciembre 2015

Reyes magos y también literarios: o de cómo en la Tienda Nórdica puedes encontrar regalos ilustrados e inspirados en libros.

En Nórdica nos imaginamos el próximo día de Reyes lleno de libros de regalo, y también de objetos literarios. Sí, que además del libro, entre los regalos puedas encontrarte una taza con tu autor favorito, un delantal o una baraja completa con escritores y escritoras.¿Comenzamos? Para aquellos que además de los libros sean buenos cocineros y cocineras: ¡delantales ilustrados!
O para aquellos que no “son personas” hasta que no se toman su café matutino, ¿qué mejor que hacerlo con las tazas literarias con retratos de Franz Kafka, Fernando Pessoa o Sylvia Plath.

Tazas literarias

 

Y si quieres que todo el año esté ilustrado por los artistas que decoran y reinterpretan nuestra colección de ilustrados, nada mejor que el Calendario Nórdica 2016. Kike de la Rubia, Max y Agustín Comotto son algunos de los que se apuntan a cada mes del próximo año.

Calendario Nórdica 2016

 

Ya sabes qué día es, ya tienes tu café y ahora sales de casa: llévate los libros con las bolsas Nórdica. Cortázar, Poe o Sherlock Holmes son algunos de los que pueden acompañarte.

Bolsas literarias Nórdica Libros

Para una buena partida de póker bibliófilo, nada mejor que la baraja literaria. Completamente ilustrada por Fernando Vicente, todos los autores coinciden en la mesa. Baraja literaria Nórdica Libros

 

Hay mucho más por descubrir en la Tienda Nórdica. Puedes visitarla en nuestra web y descubrir las ilustraciones en edición limitada, las fundas para iPhone y mucho más. Todo acompañado del talento de los mejores ilustradores.

¡Felices año nuevo, felices Reyes y felices sorpresas literarias!

El dúo que viste clásicos: Jesús Marchamalo y Antonio Santos abrigan a Baroja y le regalan un sombrero a Kafka y gafas y pajarita a Pessoa

Jesús Marchamalo y Antonio Santos - Nórdica Libros

Retrato de Baroja con abrigo, Kafka con sombrero y Pessoa, gafas y pajarita. Así se titulan estos tres libritos que se regalan mutuamente Jesús Marchamalo y Antonio Santos. El primero los escribe, conjurando en cada uno de ellos la parte más íntima, más tierna y -por qué no- más adorable de estos tres autores clásicos. Santos los ilustra, para que de las palabras de Marchamalo se dibujen líneas que nos enseñen en todo su esplendor el sombrero de Franz o las flamantes gafas de Fernando.

Baroja tiene abrigos, insomnio, y un último cumpleaños.

El imaginario de todo autor tiene siempre dos o tres cosas que todo el mundo sabe: su obra más famosa, su ciudad de nacimiento, los acontecimientos de su muerte. No es allí donde se detienen Jesús Marchamalo y Antonio Santos. Ya sabemos de El árbol de la ciencia y de otros datos wikipédicos sobre Baroja. ¿Pero sabía usted que Baroja tenía gatos? ¿Que siempre los tuvo? ¿Que los de su infancia se llamaban Chepa y Apitita?

El Retrato de Baroja con abrigo nos enseña sobre sus gatos, sobre el frecuente insomnio que poblaba sus noches o sobre algunos detalles de su último cumpleaños. Y sobre sus dos abrigos, por supuesto.

Uno de los gatos de Pío Baroja

Kafka tiene un sombrero, un tío de Madrid y una mazmorra de papel.

De lo primero que nos enteramos en Kafka con sombrero es de la aventura de un Kafka de niño que fracciona diez céntimos para dárselos a un mendigo en cuotas. Nos enteramos de la reacción extrañada y algo enfadada del mendigo, y del llanto posterior del pequeño Franz. (Todo, notará el lector, muy kafkiano).

Pero el retrato no ha hecho más que comenzar: junto a las palabras de Marchamalo y las ilustraciones de Antonio Santos conoceremos a un tío madrileño de Kafka, conoceremos su opresivo, asfixiante despacho (donde llegan con frecuencia las Cartas de Félice) y mucho más. ¡Chapó!

Kafka con Sombrero, ilustración de Antonio Santos

Pessoa tiene gafas, pajarita y amigos invisibles.

Llegamos a la última entrega de este dúo que no para de vestir, adornar y retratar a queridos autores: Fernando Pessoa: «Era fácil verlo caminar por La Baixa, paso resuelto, airoso, diríase marcial bajo la gabardina, como una estatua premonitoria de sí mismo. Vestía traje oscuro, sombrero, gafas y pajarita, mal anudada, lacia como un pájaro muerto sobre el cuello de la camisa de un blanco nuclear, y un bigotito isósceles, ralo y rojizo…». A una descripción tan bonita como efectiva se añadirán todos los amigos invisibles de Pessoa, aquellos que quizás prefiguran todas sus voces, todos sus alter ego, todos los poetas.

Pessoa con Gafas. Jesús Marchamalo y Antonio Santos

Tres libritos deliciosos, tres autores con ropa y gadgets nuevos, y un dúo escritor / ilustrador que -esperamos con ganas- continúe haciendo de las suyas.