Archivo por meses: enero 2015

¡Así de grande! : El blog de Nórdica Libros

La inmensidad de Edna Ferber en ‘¡Así de grande!’

Edna Ferber fue una autora comprometida con el feminismo y la propulsa de la libertad de las mujeres que tomó la pluma y supo entretejer sus ideales con un talento narrativo fuera de lo común. El deseo de autonomía y afirmación de las mujeres lo encarna en ¡Así de grande! Selina Peake Dejong, una madre que, al quedarse viuda, sacrificará sus aspiraciones para que su hijo pueda tener la vida que hubiese deseado para sí misma. La prosa de Edna Ferber fue reconocida en su época: la novela recibió el Premio Pulitzer en 1925.

Así de bien nos lo hemos pasado en Twitter, comenzando a crear la atmósfera para adentrarnos en la comunidad agrícola en la que viven Selina Peake Dejong y su hijo:

¡Así de grande! en Twitter : Blog de Nórdica Libros ¡Así de grande! en Twitter: Blog de Nórdica Libros

 

Para comenzar a saciar la curiosidad literaria, puedes leer la reseña que han hecho en Estandarte.

¡Disfruta con la primera novela de Nórdica Libros en 2015!

Las aventuras del barón Münchausen :: Blog de Nórdica Libros

Dos aventuras salvajes y animalescas del Barón Münchausen

Lo testifican Gulliver, Simbad y Aladino en la primera página del libro: Las aventuras del barón Münchausen existen y son las historias más espectaculares y memorables que un barón ha llegado a vivir jamás. Sus delirantes andanzas que tendremos la suerte de leer recorren prácticamente el mundo entero: escucharemos sus aventuras en Sant Petersburgo y en lo más recóndito de Rusia, y también sus proezas en Ceilán y sí, ¡hasta en la Luna!

El propio barón Münchausen se sincera con sus lectores, haremos bien en hacerle caso, especialmente cuando se adentra en los peligrosos e insondables océanos:

«La mayoría de viajeros, al narrar sus aventuras, suele afirmar que han visto muchas más cosas de las que ha visto en realidad. Por eso no es de extrañar que los lectores y oyentes tiendan a mostrarse incrédulos. Pero yo me sentiría muy dolido si, entre aquellos a quienes tengo el honor de dirigirme, alguno se sintiera tentado a dudar de la veracidad de mis afirmaciones, y le sugeriría que se marchara antes de que empiece a relatar mis aventuras por el mar, porque son mucho más asombrosas aunque no menos auténticas.»

Antes de llegar a los viajes marítimos, hemos seleccionado dos breves historias del barón Münchausen en uno de sus deportes favoritos: la caza. Sus virtudes quedarán bien representadas como entrante de uno de los libros más hilarantes y sorprendentes de la literatura. ¡Adelante, barón!

«En cierta ocasión, habiéndome quedado sin pólvora, se me hizo de noche en un bosque polaco. En el camino de regreso un oso temible se me acercó a toda velocidad con las fauces abiertas, presto a caer sobre mí. Me hurgué rápidamente los bolsillos en busca de balas y pólvora, pero en vano, pues sólo encontré dos pedernales de repuesto. Lancé uno con todas mis fuerzas a las fauces abiertas de la fiera, que se lo tragó. El dolor le hizo girarse por completo, lo que me permitió apuntarle con el segundo y acertarle de pleno. La piedra se coló dentro, chocó con la otra en el estómago, prendió y produjo una terrible explosión que hizo saltar el oso por los aires. Aunque me libré de aquélla, no me gustaría repetirlo ni vérmelas con un oso con esa munición únicamente.»

Y la segunda, no menos tremenda:

«Un lobo espantoso se abalanzó sobre mí tan de improviso y tan cerca que sólo pude reaccionar instintivamente, metiéndole el puño con la boca abierta. Por si acaso, seguí empujando hasta que tuve el brazo metido hasta el hombro. ¿Cómo lograría soltarme? No me gustaba nada mi delicada situación (cara a cara con un lobo, nuestras miradas no eran lo que se dice amorosas). Si sacaba el brazo, el animal se lanzaría sobre mí con más furia todavía; podía verlo en el fulgor de sus ojos. Así que en un santiamén lo agarré de las entrañas, le di la vuelta como a un guante, lo tiré al suelo y allí lo dejé.»

Javier Zabala :: Nórdica Libros Blog

Implacable, lleno de valor y, a lo que nos concierne, con un talento para narrarnos sus peripecias, Las aventuras del barón Münchausen solo podía ilustrarlas otro virtuoso, Javier Zabala.

El punto de partida está, como siempre, en las mejores librerías.

 

Novelas :: El blog de Nórdica Libros

Clásicas y revulsivas: las 3 últimas novelas de Nórdica Libros

Cuando se trata de recorrer los enclaves literarios de Europa para hallar la mejor narrativa, ya sea clásica o contemporánea, en Nórdica procuramos encontrar aquellos títulos escritos magistralmente y que, al mismo tiempo, han significado algo especial en su país de origen.

Nuestros tres últimos títulos de narrativa nos han llevado a Finlandia, Inglaterra y a la República Checa. Tres autores y tres obras de referencia que te invitamos a conocer:

Los siete hermanos :: El blog de Nórdica Libros

Los siete hermanos, Aleksis Kivi.

Si hay una obra significativa para los finlandeses, que sienten como reflejo de su carácter e historia, esta es sin duda Los siete hermanos. La novela, escrita en 1870, combina como ninguna otra las hazañas de los protagonistas con asombrosas descripciones del paisaje finlandés. Su autor, Aleksis Kivi, que ha llegado a ser considerado uno de los 10 personajes más importantes de la historia del país, no obtuvo su merecido reconocimiento hasta décadas después. Los siete hermanos pasó a la categoría de clásico justamente por su certera comprensión del carácter finlandés: temperamento insumiso, lenguaje expresivo, singular sentido del humor… y su capacidad de supervivencia en condiciones adversas. Eso es, exactamente, lo que harán los siete hermanos protagonistas de esta magistral novela ajena al paso del tiempo.

«LAURI.—Pues yo lo único que digo es que nos larguemos al bosque y mandemos al diablo el embrollo del mundo.

JUHANI.—¿Qué?

AAPO.—Ya vuelve a delirar»

Sidra con Rosie :: El blog de Nórdica Libros

Sidra con Rosie, Laurie Lee.

Si la novela del finlandés Alexis Kivi fue capaz de conmover a la sociedad finlandesa por haber captado su esencia, Sidra con Rosie tuvo un efecto similar en Inglaterra. La novela de Laurence Edward Alan, publicada en 1959, narra su infancia y la adolescencia en clave autobiográfica. La singularidad de Sidra con Rosie fue precisamente la pericia de Laurie Lee para captar la vida rural que estaba perdiéndose a marchas forzadas en la Inglaterra de la primera mitad del siglo XX. Esta es la cita que elegimos para la contraportada del libro:

«Los últimos días de mi infancia fueron también los últimos días de la aldea. Yo pertenecía a aquella generación que vio, por casualidad, el final de una vida milenaria. […] Yo, mi familia, mi generación, nacimos en un mundo de silencio; en un mundo de trabajo duro y necesaria paciencia, un mundo de espaldas dobladas hacia la tierra, cuidado manual de los cultivos, dependencia de la meteorología y de la cosecha; un mundo en que las aldeas eran naves en paisajes vacíos y las distancias entre ellas largas; un mundo de caminos marcados por cascos y ruedas de carretas, no hollados por la gasolina y el petróleo, apenas transitados por las personas y casi nunca por placer, por los que lo que más rápido se movía eran los caballos.»

Puedes leer en elboomerang una magnífica reseña escrita por Javier Fernández de Castro.

Y lo que dijo el Sunday Times: «Sigue siendo tan fresca, llena de alegría y plena de sensaciones como cuando apareció por primera vez. Es un canto a la memoria.»

Clases de baile para mayores :: El blog de Nórdica Libros

 

Clases de baile para mayores, Bohumil Hrabal.

Satírica, sagaz y provocadora, el protagonista de Clases de bailes para mayores narra sus venturas y desventuras a lo largo de toda una vida libertina a una “bella señorita”. La afilada prosa de Bohumil Hrabal cautiva por su humor que no deja de lado las desgarradoras confesiones.

Seleccionamos un fragmento de una interesante reseña en El placer de la lectura:

«En ‘Clases de baile para mayores’, y por toda la obra del autor checo, podemos encontrar el discurso alucinado y envolvente de Kafka; la sátira antimilitarista de Hašek y su buen soldado Švejk; o la diatriba contra el antiguo régimen imperial de Ladislav Klíma, el excéntrico autor de cuya obra transgresora e iconoclasta se sentía heredero Hrabal. Una cita de aquel sirve precisamente de pórtico al derroche verbal, heredero de una oralidad primigenia, al que se entrega aquí el protagonista de la narración.»